Publicado 02/03/2014 13:44CET

Vecinos denuncian al Defensor la "extensión" del trapicheo en Lavapiés y la inseguridad y botellón del parque Pradolongo


Barrio Madrileño De Lavapies
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo recibió en 2013 denuncias de vecinos por la "extensión del tráfico de drogas" en la plaza de Lavapiés y calles aledañas, así como por la inseguridad y el botellón en el parque Pradolongo.

Según el informe del Defensor, al que ha tenido acceso Europa Press, los residentes en ese barrio, pese a las denuncias vecinales ante la Policía y el plan de choque acometido desde la Delegación del Gobierno en Madrid "no han visto ningún resultado positivo en la mejoría de la situación de inseguridad que afirman existe en el barrio.

Asimismo, la institución que dirige Soledad Becerril ha continuado la tramitación de quejas referidas "al uso incívico y la situación de inseguridad ciudadana" existente en el Parque de Pradolongo, en el distrito de Usera en Madrid, una situación que el informe ya recogió el año pasado y que siguen sin solucionarse.

De esta manera, recoge que el parque es una confluencia de personas "que se reúnen para beber y realizar todo tipo de actividades lúdicas, principalmente durante los fines de semana y época estival, lo que ha venido generando no pocos problemas de convivencia vecinal e inseguridad a los residentes en el entorno, motivados principalmente por el consumo de alcohol en los espacios públicos, tipificado como infracción por la Ley Antibotellón así como peleas, discusiones, destrozo del mobiliario urbano y actos incívicos de toda índole".

Con el fin de conseguir una erradicación de las infracciones que se cometen a la normativa sobre consumo de alcohol y venta ambulante no autorizada, y restantes ordenanzas municipales que resultan de aplicación, así como garantizar la seguridad ciudadana, el Defensor formuló una recomendación al Ayuntamiento para que aumentara las instalaciones y equipamientos destinados a contenedores para residuos y aseos, de tal forma que se mejore la imagen y uso del parque y se informe a los usuarios del horario y condiciones del uso del parque, para evitar la repetición de las conductas incívicas.

En el mismo distrito se suceden situaciones como la planteada en la queja de un ciudadano residente, que muestra su preocupación por el estado en el que se encuentra la zona, "y su temor por la falta de presencia policial, el aumento de actos delictivos generados por el menudeo de droga así como por la inseguridad que padece el vecindario, debido a la ocupación ilegal de un edificio y por el tráfico de estupefacientes".

Para leer más