Actualizado 02/04/2012 21:20 CET

Ford Almussafes interrumpe su fabricación hasta el día 16 de abril

Fábrica De Ford En Almussafes
FORD

VALENCIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La planta de Ford en Almussafes (Valencia) ha interrumpido su producción de vehículos hasta el día 16 de abril, al unir cuatro jornadas de aplicación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de suspensión temporal aprobado en enero, desde este lunes hasta el jueves, a las vacaciones de Pascua inicialmente previstas.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la empresa, que han recordado que la factoría valenciana produce actualmente unos mil vehículos al día, unas 750 unidades de C-Max y el resto, de Fiesta.

Según el secretario general de UGT en la planta, Carlos Faubel, ese período sin fabricación de vehículos se aprovechará para iniciar una parte de las obras necesarias en la planta para comenzar la fabricación de la furgoneta Ford Transit Connect.

Desde la empresa indican que el número de afectados por esos paros temporales será "similar" al de las anteriores, unos 2.250 trabajadores, mientras que los sindicatos consideran que podría ser "algo superior" y superar los 3.000 empleados.

En declaraciones a Europa Press, Faubel explicó que el paro afecta a la producción de vehículos y a áreas como pintura, carrocería y montaje, mientras que la planta de motores fabricará con normalidad.

39 DÍAS SIN FABRICACIÓN

La Generalitat valenciana aprobó a principios de enero ese ERE, acordado entre la dirección de la planta y los sindicatos de la factoría, que afectará a un máximo de 4.959 trabajadores de las plantas de fabricación de vehículos y sus departamentos auxiliares durante 39 días en 2012 y que tendrá como periodo de vigencia desde el 16 de enero hasta el 14 de octubre.

En concreto, el documento aprobado recogía que esos 39 días sin fabricación se distribuyan once en el primer trimestre, nueve en el segundo y los 19 restantes en el tercero, hasta el 11 de octubre, y se agrupen siempre "en torno a los periodos vacacionales".

La empresa achaca ese ERE, que deja fuera a los trabajadores de la planta de motores, a la "necesidad de readaptar sus instalaciones a la llegada de nuevos modelos" y a la previsión de que la demanda de automóviles en Europa siga "débil" en 2012.