Publicado 28/10/2022 11:54

Clepa pide a la UE que tenga en cuenta los combustibles renovables tras vetar los coches de combustión

Archivo - Un cargador de vehículos eléctricos durante la inauguración de la séptima edición de la Feria del Vehículo Eléctrico de Madrid (VEM), en la Plaza de Colón, a 16 de septiembre de 2022, en Madrid (España).
Archivo - Un cargador de vehículos eléctricos durante la inauguración de la séptima edición de la Feria del Vehículo Eléctrico de Madrid (VEM), en la Plaza de Colón, a 16 de septiembre de 2022, en Madrid (España). - Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo


Advierte de que la capacidad de inversión del sector "está en riesgo"

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Europea de Proveedores de Automoción (Clepa) ha reclamado el papel de los combustibles renovables en el marco de la regulación futura ligada al acuerdo alcanzado entre el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo que prohíbe la comercialización de turismos y furgonetas nuevos con motores de combustión (también híbridos) en la Unión Europea desde 2035.

En línea con otras organizaciones como la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), Clepa también ha instado a los líderes de la UE a que impulsen los avances en materia de infraestructura para la recarga de los vehículos eléctricos, de energías renovables, de acceso a materias primas y en "una transición justa" en el sector, dado que, de lo contrario, el plan "no tendrá éxito".

"La prohibición implícita del motor de combustión interna (en la UE) es el objetivo más ambicioso a nivel mundial. Defendemos la movilidad climáticamente neutra y estamos listos para ofrecer las tecnologías para hacerla realidad", ha valorado el secretario general de Clepa, Benjamin Krieger.

El acuerdo alcanzado entre el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo supone la prohibición de comercializar vehículos de combustión (lo que incluye gasolina, diésel e híbridos) a partir de 2035. No obstante, este pacto todavía necesita el visto bueno de los Veintisiete y del pleno de la Eurocámara para ser adoptado definitivamente.

Además, se prevé una revisión de la regulación en 2026 en relación con el despliegue de vehículos de cero emisiones, la infraestructura de carga, la disponibilidad de energía, los combustibles verdes o renovables, los precios de los vehículos y el impacto en la industria.

"Existen incertidumbres que debemos reconocer: la disponibilidad de materias primas, vehículos asequibles, una infraestructura de carga y reabastecimiento de combustible bien unida y suficiente energía renovable (...). Con una gran proporción de materias primas concentradas en pocas fuentes, aumenta el riesgo de nuevas dependencias. La revisión debe ser una oportunidad para corregir el rumbo cuando sea necesario", ha opinado Krieger al respecto.

"EN RIESGO" LA CAPACIDAD DE INVERSIÓN

En esa línea, la organización ha destacado que los proveedores del sector del automóvil están invirtiendo "miles de millones de euros" en innovación, programas de capacitación y nuevas instalaciones, pero ha advertido de que la capacidad de inversión "está en riesgo".

"Hasta el 70% de los proveedores del automóvil han visto caer su rentabilidad a niveles insostenibles en medio de la inflación y el aumento del coste de la energía y las materias primas. Cada vez es más importante lograr un equilibrio entre las necesidades climáticas, industriales y sociales", ha subrayado.

Así, Clepa ha defendido también la "diversidad tecnológica", que incluye, además de la electrificación completa, las opciones híbridas y los vehículos que funcionan con hidrógeno, ya sea con motores de gas o con pilas de combustible.

"Todas estas tecnologías son climáticamente neutras si funcionan con energía renovable, en forma de electricidad verde o hidrógeno y combustibles renovables", han defendido.

"La regulación exige un papel para los combustibles renovables, también en los vehículos nuevos. Depende de la Comisión Europea hacer una propuesta para que esto se materialice, junto con una metodología para el análisis del ciclo de vida para garantizar una reducción efectiva de las emisiones", ha agregado Krieger.

CAMIONES, EL SIGUIENTE PASO

La organización también ha señalado que el siguiente paso en materia de regulación vinculada a la movilidad sostenible en la UE tiene que ver con la adopción de una propuesta de estándares de dióxido de carbono (CO2) para camiones, que se prevé que se debatirá en "los próximos meses".

En ese sentido, se revisarán los objetivos de reducción establecidos en 2019 y Clepa ha valorado que, "más incluso que en el caso de los coches", es necesario un "enfoque abierto a la tecnología" para descarbonizar los vehículos pesados.

"El hidrógeno o los combustibles neutros en CO2, por ejemplo, pueden reducir efectivamente las emisiones a cero neto, junto con la electrificación, que puede no ser el enfoque más rentable para todas las necesidades de transporte comercial", ha defendido la organización.

Más información