El Museo Arqueológico de Lorca abre sus puertas tras la restauración desarrollada con motivo del terremoto

Publicado 25/12/2015 14:18:40CET
Sánchez inaugura el Museo Arqueológico de Lorca
GOBIERNO REGIONAL

Sánchez: "Lorca ha recuperado uno de los museos más significativos de la Región de Murcia"

LORCA (MURCIA), 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, resaltó este miércoles que "Lorca ha recuperado uno de los museos más importantes y significativos de la Región de Murcia", durante el acto de inauguración del Museo Arqueológico de la ciudad, tras concluir las obras que se han llevado a cabo en el edificio, gravemente afectado por los terremotos de mayo de 2011.

Sánchez calificó de "magnífico" el resultado de las actuaciones que se han llevado a cabo, y señaló que la inversión realizada, cercana a los 800.000 euros, "va a multiplicar la rentabilidad social, cultural, turística y patrimonial de una ciudad como Lorca", por lo que dijo, "es una inversión más que aprovechada", según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

El presidente resaltó las aportaciones que se han realizado desde las distintas administraciones, como la Comunidad Autónoma y el Ministerio de Cultura, pero también la "solidaridad de entidades que han colaborado", como Rotary Internacional, a partir de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Lorca y el Club Rotario de Cartagena.

El jefe del Ejecutivo destacó que los museos "siempre son una puerta al pasado, a nuestra historia y a la divulgación y el conocimiento de esa historia", y añadió que, en este caso, "es también es una puerta abierta al futuro de la promoción cultural y turística, y a un horizonte que se afronta con ambición como ha sabido hacer Lorca".

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE LORCA

El Museo Arqueológico de Lorca es una institución de titularidad municipal, que se abrió al público en 1992. Se trata de un edificio de finales del siglo XVI que se vio gravemente afectado por los terremotos de 2011.

Los seísmos provocaron daños en las piezas expuestas y en las colecciones conservadas en los almacenes visitables. Hubo daños en la portada principal, desperfectos en los accesos, roturas y problemas en los sistemas de evacuación y recogida de aguas, en vitrinas y expositores y en las piezas expuestas.

El edificio, que figura en el Plan Director para la Recuperación del Patrimonio Cultural de Lorca, está completamente renovado tras ser ejecutada la reparación de los daños, el acondicionamiento del edificio y la ejecución de un nuevo proyecto museográfico. El principal objetivo del Plan Director es facilitar una visión global del patrimonio afectado, aportar una valoración de las obras imprescindibles para su recuperación y hacer un programa que permita comprometer los recursos financieros y realizar estas obras en un periodo de tiempo.

Las actuaciones desarrolladas han consistido en la restauración de la portada principal, la adecuación del acceso lateral, el acondicionamiento de vitrinas existentes, introduciendo remodelaciones y las mejoras necesarias para que respondan correctamente a los movimientos sísmicos. Se ha incorporado una nueva señalética y recursos museográficos y audiovisuales y se han reubicado y recolocado piezas según la nueva línea argumental de la exposición permanente del museo.

La colección permanente del Museo se compone, principalmente, de piezas arqueológicas, numismáticas y medallas, alcanzando una cifra aproximada de 4.800 elementos, de los que un 5 por ciento resultaron dañadas por los terremotos.

Uno de los objetivos más importantes del nuevo plan expositivo es garantizar la seguridad de las colecciones ante desastres naturales, por lo que ha sido básico el diseño de un mobiliario museográfico con criterios sismorresistentes.

Entre las joyas más destacadas del museo se encuentran el ajuar calcolítico de Cueva Sagrada, formado por varios objetos de material orgánico (tejido, piel, madera, hueso), donde destacan los restos de dos túnicas de lino con una antigüedad de más de 4.100 años; el ajuar de una tumba masculina del siglo IV a.C. hallada en la calle del Álamo; o las lámparas de vidrio de la sinagoga de la Judería del Castillo de Lorca.