Actualizado 27/06/2007 16:17 CET

11-M.-La agobada de Bouharrat dice que hay más indicios contra ella misma que contra su cliente por conocer a 3 acusados

Argumenta que las coincidencias y las casualidades no pueden hacer que se considere culpable a una persona

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La abogada de Mohamed Bouharrat, Isabel García Moreno, destacó hoy durante la exposición de su informe de conclusiones definitivas ante el tribunal del 11-M que existen más indicios en contra de ella misma que en contra de su cliente y recordó que las coincidencias y casualidades no pueden hacer que se considere culpable a una persona.

Así puso de manifiesto que su marido es musulmán y ella vive en Lavapies, por lo que "conoce del barrio a tres de los acusados en este proceso: Jamal Zougam que regenta un locutorio cerca de su casa, Rachid Aglif que trabaja en un carnicería próxima y Mouhanad Almallah Dabbas que instaló el aire acondicionado de un negocio de sus padres". "He tenido más relación con personas procesadas que mi patrocinado", indicó.

Dijo también que ha comido en ocasiones en el restaurante Alhambra --uno de los puntos de conexión entre los acusados-- y que su marido suele cortarse el pelo en la peluquería Paparazzi, cuyo dueño estuvo imputado aunque finalmente no fue procesado en esta causa. "Yo igual me habría librado pero mi marido seguro que no, ya que es musulmán", señaló.

Utilizó, además varias de las alegaciones realizadas por la Fiscalía durante su informe de conclusiones definitivas como contraindicios de la pertenencia de su cliente al grupo integrista responsable de los atentados, a pesar de destacar que no comparte su validez como pruebas de culpabilidad. Así, puso de manifiesto que Bouharrat contestó en su declaración ante el tribunal a todas las partes y no participó en la huelga de hambre seguida por varios de los procesados durante días.

UTILIZA EL INFORME DE FISCALÍA A FAVOR DE SU CLIENTE

La abogada puso de manifiesto la utilización "contra reo" de estos hechos por parte del Ministerio Fiscal y recordó que los acusados cuentan con el derecho a no contestar a las preguntas de las acusaciones y a llevar a cabo protestas. A pesar de ello destacó que ya que los fiscales "han jugado" esta baza considera lícito "que la jueguen todos" por lo que utilizó ambos indicios a favor de su patrocinado.

Mohamed Bouharrat está acusado de pertenencia a organización terrorista, por el que la Fiscalía solicita 12 años de prisión. Las fuerzas de seguridad del Estado localizaron en la vivienda de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés, en la que se suicidaron siete terroristas islamistas, fotografías suyas. Se encontraron, además, huellas en un corán. Las Fiscalía considera acreditado que está vinculado al alquiler de esta casa y de otras utilizadas por la célula.

La letrada agradeció a su cliente su comportamiento a lo largo del proceso y destacó su comprensión para con ella poniendo de manifiesto que su "particular estado" --está embarazada-- le ha obligado en ocasiones a no asistir a las sesiones del juicio.

Reprochó, además, a la Fiscalía y a algunas de las acusaciones particulares la introducción durante la vista oral de comentarios de índole negativo contra los acusado por su procedencia y religión. Así, indicó que ha detectado en ocasiones indicios de "islamofobia", hecho que lamentó ya que "la mitad de la sangre" de su hija aún no nata "es musulmana".

La defensora subrayó que Mohamed Bouharrat ha sido mencionado en muy pocas ocasiones durante el juicio solo por Fiscalía y dijo que durante el procedimiento ninguna de las parte "ha podido poner de manifiesto un solo indicio de prueba de la participación" de su patrocinado en los hechos.

En cuando a la aparición de las huellas de Bouharrat en el libro religioso mencionada, la letrada destacó que pertenecía a la Mezquita y que en él se localizaron muchas otras huellas, incluso de personas que en el momento de los hechos se encontraban en prisión. Por ello descartó que el hallazgo de las mismas sirva para incriminar a su cliente.

ESTADO DE DERECHO

La letrada destacó que a pesar de entender que en casos de ataques terroristas como el cometido en Madrid el 11 de marzo de 2004 la sociedad suele tender a la aplicación de medidas de índole represivo es necesario recordar que el Estado de Derecho garantiza la protección de los acusados. "No hay libertad para los enemigos de la libertad", citó García Moreno.