Actualizado 12/06/2007 23:29 CET

11-M- La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 1-M acusa a Zaragoza de faltar el respeto a los afectados que representa

Niega haber dicho que ETA tuvo relación con la masacre, aunque en el banquillo "falta la cuarta trama"

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El abogado de la Asociación de Apoyo a las Víctimas del 11-M, José María de Pablo, que ejerce una de las acusaciones particulares en el juicio que se celebra por los atentados, acusó al fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, de haber "faltado al respeto" a las víctimas que él representa al acusar ayer a esta parte, de forma injusta, de "esquizofrenia procesal" y de actuar como "defensora" de los 28 procesados por estos hechos.

De Pablo comenzó su alegato ante la Sección Primera de lo Penal señalando que su intervención se iba a ceñir "a lo jurídico", al considerar que el juicio no es el foro adecuado para otro tipo de discursos, si bien seguidamente insistió que en la sala de vistas no ha trascendido toda la verdad, que " hay más aparte de este juicio", y que por su parte ha tratado de buscar "lo que falta".

"Hemos hecho preguntas sobre ETA --reconoció el letrado--, pero nunca hemos dicho que ETA tenía relación con estos atentados, aunque tampoco lo hemos negado. No podemos descartar a nadie de la cuarta trama porque no hay pruebas para afirmarlo ni para negarlo".

"Solicitamos una sentencia contundente, que no cierre la investigación y reconozca que existe una trama más que no se ha investigado suficientemente y que también participó en los atentados, para cerrar el círculo y llegar a toda la verdad. Este no es el último juicio del 11-M", afirmó de Pablo.

El abogado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas reconoce que una acusación personada en un proceso penal no puede defender al acusado, porque ello sería fraude procesal. "Somos los que acusan por más delitos, --los únicos que lo hacen por dos delitos de aborto sufrido por dos de las víctimas--, que solicita más pena para los acusados y la que considera a que procesados de la trama Asturiana José Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro también deben ser condenados como cooperadores necesarios de la explosión en Leganés (Madrid) el 3 de abril de 2004", recordó.

Según este abogado, ha sido necesaria la actividad de hasta cuatro tramas para cometer los atentados, y en el banquillo de los acusados sólo se sientan los responsables de tres de ellas. La primera es la trama Asturiana, aunque no ha quedado demostrado, según esta parte, que este grupo surtiera a los terroristas de Goma 2 EC, sino tan sólo de Goma 2 ECO, que es la que se dispensaba a Mina Conchita. Una segunda trama la integrarían Jamal Ahmidan "El Chino", y otros delincuentes comunes que entraron en contacto con una tercera trama, la verdaderamente "yihadista", respecto de los cuales esta parte se adhiere a lo mantenido al respecto por el Ministerio Fiscal.

LA CUARTA TRAMA.

De Pablo desgranó las evidencias "que nos llevan a la trama que falta". La primera es el viaje de vuelta de Ahmidan desde Asturias con los explosivos, cuando se produce un temporal de nieve, en el que eligió pasar por el Puerto del Escudo en la N-I en vez de viajar por la N-VI, que era el "camino natural". Según esta parte, Ahmidan requirió al también procesado Oulad que le llevara en otro coche "un clavo largo", es decir, un arma, y que con alguien tuvieron que verse "en algún punto de la cornisa cantábrica".

Otro indicio, según esta parte, es el hecho de que los artefactos explosivos se montaran en Motata de Tajuña (Madrid) días antes de los atentados, y que esos días "El Chino" alojara a "alguien" en esta casa que el terrorista no dejó ver a sus más estrechos colaboradores. "Allí hubo unas personas desconocidas que tuvieron que participar en la fabricación de los artefactos", añadió.

Otras pruebas que, según De Pablo, llevan al a cuarta trama son la localización de la Renault Kangoo que presuntamente utilizaron los terroristas para llegar a Alcalá de Henares (Madrid) el día de los atentados; el hallazgo de denominada "mochila de Vallecas" de cuyo análisis se deduce que el explosivo lo fabricaron "dos manos", una experta y otra chapucera, lo que causó que la bomba no explotara.

Añadió que el hallazgo del Skoda Fabia presuntamente utilizado por los terroristas en junio de 2003 ha permitido "asegurar" la presencia en el banquillo de los 28 acusados y en este punto insistió en que él nunca ha afirmado que el 11-M lo cometiera ETA, sino que hay una "cuarta trama" cuyos integrantes son por el momento desconocidos.

EXPLOSIVOS.

De Pablo distinguió durante su intervención la labor de los Tedax de la de los responsables del laboratorio de la Comisaría de Policía Científica. El primero cuenta con muy pocos medios humanos, un sólo químico, lo que impide a su laboratorio emitir informes con validez probatoria. El único que puede presentar prueba según los requisitos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal es el segundo, según este abogado.

Además, justificó la petición de que se deduzca testimonio del ex responsable de los Tedax, Jesús Sánchez Manzano, por mentir al tribunal y también pide que se proceda contra él por encubrimiento. Añadió que la versión de Sánchez Manzano de la jefa de laboratorio "repele al a razón y a la lógica" y que fue la primera vez que los Tedax eludieron remitir restos de explosivos de un atentado a la Comisaría de Policía Científica.

De Pablo también afirmó que la instrucción que llevó a cabo el juez de la Audiencia Nacional Juan se realizó a espaldas de las acusaciones y de las víctimas, ya que no aceptó ninguna prueba de las solicitadas por estas partes.

"Estoy seguro de que si esa prueba pericial se hubiera hecho en su momento, no habríamos tenido discusiones sobre una posible 'contaminación' de unos explosivos con otros", añadió el letrado. Destacó que tras el atentado más grave de la historia de Europa, sólo se recogieron 23 restos, "lo que no da ni a dos por foco" de las explosiones, de las que dos fueron además controladas.

Durante su alegato, destacó igualmente que la pericial de explosivos ordenada por la Sala demostró la existencia de sustancias "políticamente incorrectas", por no ser propias de la Goma Dos ECO, y que por ello se habló de una "contaminación" entre este tipo de dinamita y otro explosivo en la mina Conchita o en el propio almacén de los Tedax.

Finalmente, esta parte pide que se reconozca a ocho víctimas más de las que considera la Fiscalía, lo que elevaría el total de lesionados a 1.849. Una de ellas es una inmigrante a la que no se dio credibilidad y que incluso ha sido acusada de simulación de delito. "Más vale equivocarnos y dar la condición de víctima a una dudosa que no hacerlo", afirmó De Pablo.