11-M.- Los policías que recogieron la bolsa de El Harrak afirman que sólo vieron dentro ropa sucia y cintas

Actualizado 11/04/2007 21:29:39 CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los policías que se desplazaron al polígono industrial La Laguna para recoger una bolsa de deporte que pertenecía a Saed El Harrak, uno de los acusados en el juicio del atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, y en la que posteriormente apareció una carta en árabe escrita por Abdenabi Kounjaa, uno de los suicidas de Leganés, afirmaron hoy que en ella sólo apreciaron ropa sucia, cintas y un cd. Precisaron, no obstante, que "la miraron por encima".

El primer agente en declarar respondió a las preguntas de la acusación popular Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo y relató que recibió la orden de trasladarse a la Laguna y entrevistarse con el encargado de la obra. Afirmó que la información que recibieron él y su compañero se limitaba a que debían recoger una bolsa de deporte que pertenecía a una persona de raza árabe.

A la cuestión de si registraron la bolsa minuciosamente después de que el responsable de obra se la entregara, el testigo declaró: "Metimos la mano y no había más que cintas, ropa sucia y un cd". No registraron los bolsillos donde, según el sumario, apareció posteriormente un texto en árabe en el que Kounjaa, uno de los suicidas de Leganés, se despedía de sus familiares.

El otro testigo policial respondió en la misma línea que su compañero y dijo que, tras recoger la bolsa de manos del responsable de obra y mirar "exteriormente su contenido" sin revisar los bolsillos laterales, procedieron a entregarla en la Comisaria de Leganés. "No recuerdo si estaba abierta o la abrimos, supongo que estaría abierta, y miramos el contenido por encima", sostuvo.

A la pregunta de la defensa de Saed el Harrak sobre si conocían el tiempo que la mochila permaneció en la Comisaría de Leganés o si pasó a manos de la Policía Científica, ambos negaron conocer tales datos. El segundo en declarar puntualizó en este sentido que corresponde a la Comisaría "remitirla donde corresponda". Tampoco especificaron la hora en que depositaron la bolsa en Comisaria, "sólo que fue por la mañana".

Por otra parte, el testigo Jesús Rodríguez Lanza, que trabajó en los talleres de la empresa de coches de alquiler Hertz de donde procedía el coche Fabia donde supuestamente se trasladaron los explosivos desde la finca de Morata de Tajuña hasta la estación de Alcalá de Henares, afirmó que nada más llegar los agentes y analizar el contenido le pidieron que saliera del taller. "No vimos nada porque no tocamos nada", declaró a la acusación.