(Ampliación) La Ejecutiva de PSN da el visto bueno a un gobierno con NaBai e IUN y confía en que Ferraz lo respalde

Actualizado 02/08/2007 0:13:43 CET

PAMPLONA, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Ejecutiva Regional del PSN-PSOE dio esta tarde el visto bueno a la "posible formación" de un gobierno de "cambio, convivencia y progreso" con Nafarroa Bai e Izquierda Unida.

El acuerdo fue adoptado por unanimidad y el partido queda a la espera de que la Comisión Ejecutiva Federal, a quien estatutariamente corresponde la decisión, dé su respaldo a esta alternativa, según informaron fuentes socialistas a Europa Press y más tarde confirmó el partido mediante una declaración política.

Desde la ruptura de negociaciones con estas formaciones a mediados de julio, parecía descartado el pacto tripartito y se estaba a la espera de que el PSN se decidieran entre un gobierno de coalición con UPN o un Ejecutivo regionalista en minoría, alternativa vista por buenos ojos por Ferraz, según varias fuentes, pero contestada internamente por las bases. El 4 de julio, el comité regional, por 104 votos a favor y uno en contra, se posición a favor del acuerdo con NaBai e IU.

Los miembros del órgano de dirección fueron citados este mediodía, con máxima discreción, al encuentro. Según diversas fuentes consultadas por Europa Press, en los últimos días, especialmente desde el lunes, los tres partidos han ido subsanando diferencias sobre la estructura del próximo Ejecutivo a través de contactos telefónicos y quedan por resolver cuestiones "de matiz", aunque las mismas fuentes precisaron que no hay nada cerrado ni firmado.

En cuanto a la composición del gobierno, se ha optado por que determinadas consejerías estén ocupadas por políticos (2 para el PSN, además de la presidencia, 3 para NaBai y 1 para IU) y otras 6 por técnicos independientes, cuyos nombres serán consensuados. La Ejecutiva aceptó esta estructura.

Según informaron fuentes socialistas, tanto la Ejecutiva como el grupo parlamentario, que se reunió después, convinieron en que la mejor opción para el PSN es un gobierno con Nafarroa Bai e IUN.

Al término de estos encuentros, la Comisión Ejecutiva emitió una declaración política. En ella, hizo constar que ha conocido la posición "actual" de NaBai e IUN respecto a la propuesta que el PSN les trasladó el 5 de julio - reparto de consejerías y bases programáticas-.

También indicó que los acuerdos "susceptibles de ser alcanzados" sobre esa base "se ajustan" al programa electoral del partido "y responden concretamente a las expectativas de cambio ofrecidas por PSN-PSOE y demandadas por la ciudadanía".

En consecuencia, "oídos" el comité regional, los secretarios generales de agrupaciones, alcaldes, portavoces municipales y representantes del partido, la Ejecutiva manifestó su "criterio favorable para la posible formación de un gobierno de cambio, convivencia y progreso" con NaBai e IU.

También expresó su confianza en que la Comisión Ejecutiva Federal, a quien estatutariamente corresponde la decisión, "dé su respaldo a esta alternativa". El grupo parlamentario también ratificó por unanimidad la decisión de la Ejecutiva.

TODAS LAS OPCIONES

Desde el 27 de mayo, hace más de dos meses, se han barajado todas las opciones de gobierno. El comité regional, máximo órgano entre congreso, apoyó a principios de julio el pacto con NaBai e IUN, partidos con los que se negoció unas bases programáticas.

Pero tras los Sanfermines, el candidato a la presidencia Fernando Puras comunicó que no habría acuerdo, dado que los otros dos partidos no aceptaban su propuesta de reparto de consejerías, en la que los socialistas acaparaban la mayor parte, pese a que Nafarroa Bai obtuvo más votos en las elecciones y les cedió la presidencia.

PSN rompió así con la formación nacionalista. Fernando Puras llegó a proponer un gobierno de "concentración" en el que estuvieran presentes todas las fuerzas del arco parlamentario, que rechazaron la iniciativa.

Al tiempo que comenzaban los acercamientos con UPN - se habló de gobierno de coalición o gobierno en minoría y el mismo Sanz percibió una "actitud favorable", si bien no se produjo ninguna reunión-, comenzó a organizarse una corriente crítica con la decisión.

La Ejecutiva respaldó la actuación de Carlos Chivite y Fernando Puras el 19 de julio pero este lunes, 30 de julio, 52 militantes solicitaron la convocatoria de un comité regional para hacer valer el mandato del 4 de julio.

La presidenta del Parlamento foral, Elena Torres, fijó el 18 de agosto como fecha límite para elegir al nuevo presidente. En caso contrario, se preveía la convocatoria de nuevas elecciones.