(Amp)Tomás Gómez resuelve con éxito su primer desafío al frente del PSM al pactar con los concejales díscolos de Leganés

Actualizado 01/08/2007 21:22:45 CET

Robles asegura que los cuatro ediles dirigirán las mismas concejalías que Gómez Montoya les había ofrecido desde un principio

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, ha resuelto con éxito su primer desafío en su cargo al llegar a un acuerdo, a través de su secretario de Política Municipal, Manuel Robles, con los cuatro ediles díscolos de Leganés que la semana pasada pusieron en jaque al equipo de Gobierno al no presentarse en el pleno.

De este modo, los cuatro concejales se mantendrán en el Grupo socialista, por lo que no se cumplirá la amenaza de la que fuera presidenta de la gestora, Cristina Narbona, respecto a su posible expulsión del PSOE. Se pone fin además a la tercera crisis en el Consistorio leganense.

El propio Robles ha sido el encargado de informar de que tras las reuniones mantenidas con el alcalde de Leganés, Rafael Gómez Montoya, y con los cuatro concejales díscolos, la situación en el municipio se encuentra "desbloqueada". "Destacar el mensaje de tranquilidad que desde esta dirección hemos venido dando a los leganenses ya que su Gobierno municipal está en buenas manos, en manos progresistas, las de unos hombres y unas mujeres que quieren lo mejor para sus vecinos", apuntó Robles.

También afirmó que tras un diálogo "fluido", en el que "se han puesto muchos puntos en común", quedó patente la intención de todos los ediles socialistas en el Ayuntamiento de Leganés de "seguir trabajando para transformar y desarrollar una ciudad que es referencia dentro y fuera de España".

Así las cosas, en la primera semana del mes de septiembre, tendrá lugar el Pleno de organización municipal que no pudo celebrarse en julio y se aprobará el reglamento orgánico de funcionamiento del Consistorio "con absoluta normalidad institucional", dijo el secretario de Política Municipal.

El acuerdo afianza por tanto el pacto de Gobierno entre PSOE e IU, tras la moción de censura presentada contra el Ejecutivo de Guadalupe Bragado (PP), quien cogió el bastón de mando al fracasar las primeras negociaciones entre PSOE e IU, a pesar de haber gobernado la pasada legislatura sin problemas.

Los cuatro ediles críticos habían advertido al PSOE que, de no resolverse esta crisis, no entregarían sus actas de concejal y pasarían a constituir el Grupo mixto, lo que hubiese dejado en una difícil situación al Gobierno de izquierdas para obtener mayorías, al quedarse con diez ediles, frente a los doce del Partido Popular.

Estos cuatro concejales representan a la corriente opositora al alcalde, y durante las elecciones del pasado 27-M se opusieron a su designación como candidato sin un proceso de primarias.

Finalmente, pactaron una candidatura conjunta al acordar que al menos cuatro de los concejales de la corriente 'guerrista' entrasen en los diez primeros puestos de la lista. La pasada semana, la crisis se agudizó cuando, tras el reparto de concejalías de Gobierno, los cuatro ediles críticos decidieron no aceptar la oferta del equipo de Montoya.

MISMO REPARTO

Sin embargo, tras las reuniones mantenidas, los cuatro concejales aceptaron las delegaciones que desde un primer momento se les ofrecía y así, Santiago Llorente se encargará de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Laura Oliva estará al frente de Seguridad Ciudadana, María José Banegas se ocupará de Salud y Consumo y Juan Antonio González, de Desarrollo Local y Empleo.

"No ha habido negociación y la oferta no ha variado un ápice", aseguró Robles, quien, en declaraciones a Europa Press, explicó que la Ejecutiva federal no abrió en ningún momento un expediente disciplinario a los cuatro ediles, sino que tan sólo convocó una reunión para recabar información al respecto, tras lo que fue la nueva Ejecutiva regional la que actuó.

Por su parte, Gómez Montoya, quien eludió hacer valoraciones, aseguró, en declaraciones a Europa Press, sentirse "satisfecho" por la resolución de la crisis.