El aparato logístico de ETA utilizaba el piso de Loire para realizar ensayos de laboratorio con material explosivo

Actualizado 28/08/2007 19:31:53 CET

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El piso de ETA descubierto el pasado viernes en Commelle-Vernay, en el departamento de Loire, era utilizado por el aparato logístico de la banda para realizar ensayos con sustancias explosivas, por lo que varias dotaciones de bomberos han participado en su registro al hallarse en su interior diferentes sustancias tóxicas e inflamables, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Junto a sustancias como nitrato o ácido, se hallaron probetas y otros instrumentos de laboratorio, presuntamente utilizados por los terroristas para la fabricación de explosivos.

La Policía francesa llegó hasta el piso el pasado viernes, fruto de la denuncia a los gendarmes por impago que realizó el propietario, quien había alquilado hace unos meses la vivienda a la pareja. Los dos etarras abonaron en metálico la renta hasta el 31 de julio pasado y llegada esa fecha no volvieron a dar señales.

Ahora, la labor de los miembros de la Subdirección Nacional Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial se centra en mostrar al dueño fotografías de etarras para que identifique a los etarras que formaban la pareja de hombre y mujer que acudió a él. Según las primeras investigaciones, la mujer podría ser Galder Bihotz Cornago, lugarteniente de Juan Cruz Maiza Artola, jefe del aparato logístico, ambos detenidos el pasado 26 de julio en Rodez. Junto a ellos fue arrestado Iker Iparraguirre Galarraga, novio de Galder Bihotz y, probablemente, el hombre que la acompañó a formalizar el alquiler.

Maiza Artola, como máximo responsable de la logística etarra, podría conocer la ubicación de los pisos y 'zulos' donde ETA esconde y prepara sus explosivos, por lo que las fuentes consultadas por Europa Press no descartan que este tipo de hallazgos se sucedan en los próximos días.

ANTERIOR HALLAZGO

El pasado 13 de agosto, la policía francesa encontró una bajera ubicada dentro de un aparcamiento de Biarritz que ETA había utilizado para guardar material explosivo. Al igual que ha ocurrido con el hallazgo del viernes, los terroristas habían abonado el alquiler hasta el 31 de julio y no habían vuelto a dar señales, por lo que el dueño decidió entrar, momento en el que encontró diverso material perteneciente a la banda.

A finales de enero, un hombre en la cincuentena acudió al dueño de la bajera de Biarritz para alquilarla y, según el reconocimiento fotográfico que hizo, podría tratarse de Juan Cruz Maiza Artola. La Policía española cree que, aunque Maiza Artola alquilase la bajera, ésta pasó después a depender de José Antonio Aranibar, presunto jefe de operaciones especiales de ETA, según Interior. Aranibar fue detenido el 2 de julio cuando acababa de entregar una furgoneta repleta de explosivos a Ekaitz Aguirre y Aingeru Cardeño, quienes pretendían hacerla estallar en algún lugar de España, probablemente Navarra, durante la celebración del Debate sobre el Estado de la Nación.

En el caso del piso de Loire, los investigadores creen que Maiza o sus subordinados alquilaron el piso y, al igual que ocurrió con la bajera de Biarritz, lo entregaron a otros miembros del aparato logístico.

EN EL VÍDEO DE ETA

Días antes de las elecciones del 27 de mayo, las Fuerzas de Seguridad interceptaron en ambientes radicales del País Vasco un vídeo de ETA de carácter proselitista. En las imágenes aparecen encapuchados entrenándose para atentados con tiro en la nuca o coches-bomba, preparando vídeo-comunicados o experimentando con explosivo como la pentrita.

Mientras unos terroristas con máscaras antiguas manipulan con probetas, una voz en euskera afirma: "Superando un sinfín de obstáculos y con el fin de mejorar en el campo miliar, nos dotamos de las herramientas necesarias y desarrollamos nuevas tecnologías".

LA PISTA DE IRURETAGOYENA

Los Servicios de Información creen que al frente de las innovaciones de ETA en el campo de los explosivos está Luis Ignacio Iruretagoyena Lanz, de 41 años, un 'autodidacta' que perdió varios dedos mientras instruía a la guerrilla sandinista en el manejo de explosivos.

La Policía detectó la marcha de su domicilio hace dos años y no tiene duda de que cruzó la frontera para integrarse de nuevo en las filas de una ETA necesitada de militantes con experiencia que instruyan a unos jóvenes terroristas, procedentes de la 'kale borroka', sin preparación, ni experiencia. Ya en 1980, Iruretagoyena fue amnistiado tras recibir una condena por posesión de explosivos. Viajó a Nicaragua, Cuba, Ghana y Senegal.

En 1992 fue detenido en Francia por su vinculación a una "fábrica de explosivos" de ETA. Cumplió cuatro años de condena en Francia y el 13 de diciembre la Audiencia Nacional decretó su libertad bajo fianza de 2 millones de pesetas.