Actualizado 22/12/2007 15:21 CET

Ares (PSE) acusa a Ibarretxe de permanecer ayer, de nuevo, "mudo" ante el terrorismo y de persistir "en sus obsesiones"

Critica que "se aproveche de la violencia para intentar sacar adelante" su propuesta y su consulta

BILBAO, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El coordinador y portavoz de la Ejecutiva del PSE-EE, Rodolfo Ares, acusó hoy al lehendakari, Juan José Ibarretxe, de permanecer ayer, de nuevo, "mudo" ante "el principal problema de los vascos, el terrorismo", durante su intervención en la tradicional recepción navideña que cada año ofrece a representantes políticos, institucionales y sindicales, entre otros.

Ares afirmó que el lehendakari sólo insistió "en sus obsesiones" como es la defensa de su propuesta, al afirmar que 2008 será "fundamental" porque Euskadi "decidirá su futuro para los próximos 20 años". Además, criticó que el lehendakari "se aproveche de la violencia para sacar adelante" su propuesta, que incluye una consulta a la ciudadanía.

En declaraciones a Europa Press, el dirigente socialista manifestó que el lehendakari, "una vez más, aprovecha cualquier evento, en este caso la reflexión de Navidad, para insistir en el 'raca-raca' en defensa de sus tesis y sus posiciones".

"Nada ha tenido que decir en los últimos tiempos en relación con los problemas de la sanidad, la vivienda, la economía, los problemas de la comunicación, pero aprovecha cualquier circunstancia, ya sean viajes al extranjero, conferencias, entrega de premios o recepción de Navidad, para hablar de lo único que le importa, que es la defensa de sus tesis, de sus posiciones, de sus obsesiones personales".

"Una vez más, ayer volvió a insistir en la idea de que piensa convocar una consulta, cuando se le ha dicho con toda claridad que lo que no se puede hacer, no se hará, y que lo que necesita Euskadi es, primero, un acuerdo para acabar con el terrorismo, que es el principal problema del país", añadió, para señalar que ante esta cuestión Ibarretxe "permanece callado y mudo".

En este sentido, recordó que "no dijo nada después de los asesinatos de los guardia civiles en Capbretón, tampoco ha dicho nada después del atentado contra el Juzgado de Paz de Sestao, pero sí está todo el rato hablando de sus obsesiones y preocupaciones, intentando, además, trasladar una idea que es un engaño, que su propuestos traerán la paz, cuando él sabe que no es así".

"Sus propuestas sólo tienen el objetivo de aprovecharse de la violencia para intentar sacar adelante sus obsesiones particulares, presentándolas como un mecanismo para traer la paz", precisó.

ACUMULACION DE FUERZAS NACIONALISTAS

En su opinión, el lehendakari "está cada vez más alejado de la realidad del país y sus propuestas, lejos de buscar soluciones, cada vez se están convirtiendo más en un problema porque dividen y fragmentan a la sociedad vasca, y sólo responden a sus obsesiones nacionalistas, buscando la acumulación de fuerzas para imponer un proyecto al conjunto del país".

"Por mucho que insista en sus tesis, en sus posiciones, se encontrará con el rechazo, no sólo de los socialistas, sino de la inmensa mayoría de la sociedad vasca, que lo que quiere es que sus gobernantes den respuesta a los problemas reales que tiene la ciudadanía y no esté permanentemente obsesionado con sus reivindicaciones y posiciones personales", concluyó.