Actualizado 05/02/2007 15:11 CET

Askatasuna dice que la muerte de De Juana tendría "consecuencias dramáticas" que no serían positivas "para nadie"

El colectivo considera que "la fotografía demoledora" del preso de ETA "retrata la verdadera naturaleza del Estado español"

SAN SEBASTIAN, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Askatasuna, Juan Mari Olano, responsabilizó hoy al presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, de "condenar" a Iñaki de Juana a la situación en la que se encuentra. Según advirtió, el fallecimiento del preso de ETA tendría "consecuencias dramáticas" y su "asesinato, con esta condena a muerte, no va a ser nada positivo ni para Euskal Herria, ni para el proceso que nos lleve a la resolución del conflicto, ni para Zapatero, ni para el Estado español, ni para nadie".

Olano realizó estas declaraciones en una rueda de prensa en San Sebastián, en la que compareció junto a otros miembros de Askatasuna, como Julen Larrinaga, y al ex preso del IRA Big Mac Farland en una mesa rodeada con carteles que mostraban la fotografía de Iñaki de Juana conectado a varias sondas que aparece hoy en la portada del diario británico 'The Times'.

El dirigente de Askatasuna culpó a Zapatero de propiciar "un proceso judicial que se abre a impulso político del Gobierno". Según dijo, la ciudadanía vasca "conoce el caso de Iñaki de Juana, sabe por qué está en la cárcel, por qué se le ha condenado, lleva 91 días en huelga de hambre y su situación es lamentable y esta foto enseña toda esta situación".

Por ello, pidió "compromisos prácticos" a las instituciones y agentes políticos más allá de sus posicionamientos contra la decisión de la Audiencia Nacional de mantener preso a De Juana. Así, consideró que, "si como conjunto de sociedad, no somos capaces de rescatar de la cárcel a Iñaki de Juana y traerlo a casa sano y salvo, cualquier ciudadano de sentido común concluye que las consecuencias serán dramáticas".

"No tengo una bola de cristal, pero lo que está claro es que el asesinato de Iñaki de Juana con esta condena a muerte no va a ser nada positivo ni para Euskal Herria, ni para el proceso que nos lleve a la resolución del conflicto, ni para Zapatero ni para el Estado español ni para nadie. Lo que sé es que la ciudadanía vasca saldrá a la calle con unos niveles de enfado muy altos y es mejor que salgamos ahora y no después", subrayó.

Preguntado por la entrevista a 'The Times', Olano dijo no saber cómo este diario ha podido tener acceso a De Juana, al tiempo que remarcó que, "si los periodistas españoles tuvieran voluntad política de reflejar la situación de Iñaki, tendrían oportunidad de hacerlo". "El Gobierno de Zapatero no debería cerrar puertas para que la opinión pública conozca la situación que está viviendo Iñaki de Juana", insistió.

"FOTOGRAFIA DEMOLEDORA"

Por su parte, Larrinaga señaló que "la fotografía demoledora" del preso de ETA "retrata la verdadera naturaleza del Estado español" que "no es democrática y no duda en aplicar la violencia de Estado en todas sus dimensiones". A su juicio, la imagen "resume el conflicto vasco" y sitúa "a qué punto han llevado el proceso democrático iniciado oficialmente el 22 de marzo las políticas represivas de Zapatero, y el inmovilismo y entreguismo del PNV de Imaz en estos diez meses".

Larrinaga pidió al Gobierno de Zapatero que "dé salida final a la situación de Iñaki de Juana poniéndole en libertad" y que "reconozca el estatus político del conjunto de colectivo de presos vascos" para poder generar "condiciones democráticas que asienten la propia resolución del conflicto en una mesa".

El ex preso del IRA Big Mac Farland se refirió a las similitudes del proceso de paz irlandés con el vasco y recordó la situación que ellos vivieron en 1981 con la huelga de hambre de Bobby Sands. En ese sentido, criticó la manera con la que está abordando el Gobierno socialista la cuestión de De Juana porque, "en el caso del Gobierno británico, esto no hubiera sucedido".

El ex preso político irlandés reivindicó el papel de los presos en las conversaciones para desarrollar un proceso de paz y consideró que la liberación de De Juana sería "una muestra de buena voluntad".

Por último, consideró que el presidente del Gobierno central "no debería dejarse influir" por los sectores contrarios al proceso y le pidió "coraje e imaginación" para llevar adelante un proceso "justo", sin "políticas de exclusión", en el que estén implicadas todas las partes.