Atentado.- Javier Rojo expresa su "repulsa" y cree que trata de "quebrar" la andadura del nuevo Gobierno vasco

Actualizado 19/06/2009 15:04:11 CET

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Senado, Javier Rojo, dijo hoy que el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA contra el inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles García en Arrigorriaga (Vizcaya) es un asesinato "inútil", que "no conduce a nada salvo a su propio infierno" y consideró que trata de "quebrar" la andadura del nuevo Gobierno vasco presidido por Patxi López.

Tras guardar cinco minutos de silencio a las puertas de la Cámara Alta, Rojo trasladó un mensaje de "repulsa, rechazo, indignación y rabia" ante el nuevo atentado. Un sentimiento que, a su juicio, "recoge el sentir mayoritario de la sociedad española", de la que dijo que la unidad "hoy está mejor que nunca".

Según Rojo, ETA, que "sin lugar a duda" trata de "quebrar" la nueva andadura que se inició con el cambio de Gobierno en Euskadi, está "más debilitada". "Matar es una acto cobarde y sencillo porque cuesta poco hacerlo", lamentó y recordó que quienes "no" tienen que tener duda de lo que se hace son "los demócratas".

REACCIONES

Por otro lado, la portavoz socialista en el Senado, Carmela Silva, también trasladó su condena y rechazo "más contundente" al asesinato de Puelles, así como su "condolencia y solidaridad" a su familia, desde Las Palmas de Gran Canaria en visita de carácter institucional.

Silva mostró su "reconocimiento y gratitud" a la Policía Nacional y al conjunto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "que velan por el cumplimiento de la Ley y el Estado de Derecho". "En un país democrático como España la banda criminal nada conseguirá cometiendo crímenes y actos de violencia", sentenció la portavoz socialista.

Por su parte, el portavoz de Interior del PP en el Senado, Luis Peral, expresó su "repulsa" y "firme condena" ante la última acción terrorista de ETA.

Además, el senador 'popular' recordó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero la "urgencia" de que se ponga en marcha la reforma de la Ley de Bases y Régimen Local, algo que, recordó Peral, "él mismo reconoció que era necesario" para "expulsar de una vez por todas de los consistorios a los concejales de ANV y los lacayos de ETA dejen de estar presentes en los ayuntamientos del País Vasco y Navarra".