Actualizado 18/03/2015 23:30 CET

El atentado de Túnez podría ser obra de La Brigada Akba Ibn Nefaa o antiguas bases de Ansar Sharia pro ISIS

 

   MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El analista Sergio Altuna, investigador sobre movimientos yihadistas e islam político en el Magreb y colaborador del Instituto de Seguridad Global, apunta a La Brigada Aqda Ibn Nefaa o a antiguas bases de la desaparecida Ansar Sharia, actualmente partidarias del Estado Islámico, como posibles autores del atentado de este miércoles en Túnez. "Que fuese un tercero me resultaría muy extraño", ha dicho en declaraciones a Europa Press.

"Akba Ibn Nefaa es un grupo que nace después de la revolución tunecina, en torno a 2012, y que tardó mucho tiempo en dirimirse que realmente procedía de Ansar Sharia, que era una organización bajo un paraguas de ayuda al pobre y proselitismo religioso que iba creando una base de radicalismo de pensamiento salafista yihadista", ha explicado este experto.

Altuna ha añadido que al ilegalizarse y catalogizarse Ansar Sharia como organización terrorista a finales de 2013, sus miembros "o pasan a la clandestinidad o emigran a tierras de conflicto". Es decir, que "desaparece" como tal pese a que "queda una gran masa social" y a que su líder es muy posible que se encuentre en Libia.

De esa gran masa social hubo grupos que en los últimos tiempos se identifican con el Estado Islámico. Este experto ve en esos movimientos cercanos a Estado Islámico la segunda posible autoría del atentado ya sea "a través de lobos solitarios o una célula articulada, de las que ya se han desarticulado varias". "No sería la primera célula o miembros con material pro ISIS", ha enfatizado.

A su juicio, "este atentado terrorista con toma de rehenes no ha cogido por sorpresa" y asegura que "era algo esperado". "Otra cosa es que los focos se hayan trasladado a la zona de Siria en los que la violencia es más patente", pero ha recordado que "los movimientos yihadistas en Túnez han estado presentes a lo largo de los últimos cuatro años durante la transición".

Apunta a que "la brutal represión" del régimen de Ben Ali durante 23 años sobre los grupos salafistas o rigoristas "ha radicalizado mucho a la gente" y destaca que el yihadismo en Túnez es una realidad como lo acreditan los 3.000 combatientes que ha exportado en los últimos años a zonas de conflicto como Siria e Irak. "Seguramente sea el país que más ha exportado", ha dicho.

Altuna --que lleva cinco años viviendo en la zona-- se a la Brigada Akba Ibn Nefaa como un grupo activo desde 2012 que "tras un impass" se declaró fiel a la marca de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) justo cuando muchas voces esperaban su alineamiento precisamente con Estado Islámico.

Por otra parte habla de Ansar Sharia como una organización dedicada a actividades caritativas y de proselitismo, pero al mismo tiempo a acciones terroristas como el envío de combatientes al extranjero. De hecho, en el pasado crearon el Grupo Combatiente Tunecino que luchó en Afganistán cosechando éxitos militares contra la Alianza del Norte.

A juicio de este experto, este atentado puede tener como objetivo "hacer descarrilar la frágil transición tunecina, que sigue en marcha, pero que no por haber organizado unas elecciones libres va a dejar de tener altibajos. Apunta a que otro fin puede ser el de frenar la salida de combatientes yihadistas al extranjero y al mismo tiempo "polarizar una sociedad divida entre laicismo y tradición religiosa".

Para leer más