Actualizado 24/03/2007 15:17 CET

El Ayuntamiento de Bilbao se concentra para denunciar la última muerte por violencia doméstica

BILBAO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Bilbao, encabezados por el alcalde, Iñaki Azkuna, se concentraron a la una de esta tarde en las escalinatas del Consistorio para denunciar, por espacio de cinco minutos y en silencio, la última muerte de una mujer como consecuencia de la violencia de género.

Este acto, que finalizó con aplausos, fue secundado por medio centenar de personas, entre las que se encontraban varias mujeres que portaban banderas con lemas en contra de las agresiones de género, encabezadas por la miembro de la Mesa Nacional de Batasuna, Jone Goirizelaia.

Previamente, la Junta de portavoces del Ayuntamiento de Bilbao, reunida de urgencia, aprobó una declaración en la que condena "nuevamente el fallecimiento de una mujer, Pilar, asesinada trágicamente como consecuencia de ser víctima de una lamentable situación de violencia de género". Asimismo, muestra su "dolor e incomprensión por este hecho", y transmite su apoyo a la familia de la víctima y a sus allegados.

Tras recordar a los bilbaínos que este tipo de hechos que afectan directamente a miles de mujeres, "no son situaciones ajenas a nuestra sociedad y a nuestra vida cotidiana", afirma que la muerte de Pilar "es la expresión máxima de la violencia de género, pero en el día a día se producen muchas actitudes y expresiones de estas agresiones contra las mujeres, todas ellas condenables y reprobables".

La declaración también señala que la violencia que en sus diferentes formas se ejerce contra las mujeres "es un atentado contra su integridad física y moral, y un ataque a su dignidad; en consecuencia, una grave e intolerable violación de los derechos humanos".

"La violencia de género no solamente destruye vidas, sino que también limita la participación en la vida pública de las mujeres como colectivo, condicionando el ejercicio de la plena ciudadanía por parte de éstas. Supone unos incalculables e irreversibles costes personales y sociales; y es la expresión de un orden social basado en la discriminación de las mujeres", añade.

En ese sentido, anima a la ciudadanía a posicionarse activamente ante cualquier expresión de violencia contra las mujeres, denunciándola, no consintiéndola, no permaneciendo en silencio, y mostrando su apoyo a las víctimas.