Actualizado 23/03/2007 20:35 CET

Balza asegura que la sociedad vasca "está harta de los reventadores que viven del conflicto"

VITORIA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza, aseguró hoy que la sociedad vasca "está harta de los reventadores" que "viven del conflicto", y que "parece que son los que deciden cuándo toca paz y cuándo toca guerrilla".

Balza hizo estas declaraciones en respuesta a una pregunta de EHAK al lehendakari, en la que se le preguntaban por "los motivos por los que la Ertzaintza agredió tan violentamente a las miles de personas sentadas pacíficamente en el suelo" durante los incidentes del pasado 24 de febrero en Bilbao.

Asimismo, se interesaban sobre si "en el futuro el Gobierno vasco seguirá con la misma política o lo hará únicamente cuando, según sus cálculos políticos, le convenga representar este tipo de actitud", y preguntaban a Ibarretxe si "ésta es su propuesta para la pacificación y el diálogo" y, de ser así, "para qué se necesitan los foros ciudadanos para fomentar la participación ciudadana en la construcción de la paz".

Ante esto, Balza respondió a Nekane Erauskin asegurando que "los Foros ciudadanos son muy importantes", y añadiendo que "lo que no necesita la sociedad vasca es la presencia de reventadores, de especialistas y de profesionales del conflicto, que parece que son los que deciden cuándo toca paz y cuándo toca guerrilla". "La sociedad vasca de lo que está harta es de este tipo de gente que vive del conflicto", reiteró.

Asimismo, recordó que "el conjunto de la izquierda abertzale dice que su eje de acción política es el respeto a la voluntad de la sociedad vasca", y agregó que "hoy mismo ha habido una demostración evidente de la voluntad y de la opinión de la sociedad vasca a través de sus representantes legítimos".

Balza se refería a la propuesta aprobada hoy en el Parlamento vasco en la que todos los grupos, excepto EHAK y Aralar, "respaldaron la actuación de la Ertzaintza al disolver la manifestación convocada ilegalmente por Askatasuna, en respuesta a los actos violentos provocados por los manifestantes".

"Así que a ver si empiezan a ejecutar los pensamientos y principios en los que dicen asentar su acción política y empiezan a respetar la voluntad y la decisión de esta sociedad", concluyó el consejero.

Erauskin, por su parte, calificó de "sorprendente" que le haya respondido Balza y no el lehendakari, y apuntó que "aquí se ve la propuesta que hace del diálogo y de la paz".

PREGUNTAS DEL PP

Balza fue preguntado también por el parlamentario del PP, Carlos Urquijo, sobre si "piensa ordenar que se ejerza algún tipo de acción legal contra el portavoz de la ilegal Askatasuna, Juan María Olano, por los insultos proferidos contra los agentes que disolvieron la manifestación" antes citada y, en caso negativo, "si facilitaría a los agentes el asesoramiento legal que pudieran necesitar del departamento para emprender dichas acciones".

Sobre este tema, Balza anunció que "no emprenderán acciones legales" y añadió que la Ertzaintza "tiene garantizado el asesoramientos con sus servicios jurídicos".

Urquijo mostró su "decepción" y consideró esta actuación" claramente insuficiente", y agregó que de este modo "no se respalda ni apoya a la Policía autonómica", tal y como se ha reflejado hoy en la enmienda aprobada. El consejero, por su parte, dijo que "no sabe a qué viene tanto escándalo" porque desde el PP "se han aplaudido insultos peores".

Este parlamentario, además, realizó otra pregunta al titular de Interior preguntándole "por qué no utiliza el mismo rasero para incoar expedientes sancionadores a los promotores de concentraciones o manifestaciones no comunicadas", en referencia a la incoación de un expediente a una concejal del PP por promover, "aunque ella lo niega", una concentración en Donostia con motivo de la reunión entre el PSE y Batasuna.

Balza negó que exista "un doble rasero" y aseguró que "la aplicación de la ley es igual para todos", a lo que el portavoz del PP dijo que no, y recordó que en 2004 hubo "315 concentraciones ilegales" de las que sólo 76 terminaron en expediente. Por este motivo, Urquijo le acusó de "aplicar la Ley del Embudo" y consideró que "la ley debe ser igual para todos" y "más implacable para quien la burla".

El consejero concluyó manifestando que "todo no puede ser", en el sentido de que la izquierda abertzale les acusa de lo mismo, y denunció que "el PP se ha creído que la calle es suya, y la calle es de todos". Asimismo, recordó que esta concentración no fue comunicada y que fue la propia concejal la que se identificó como responsable de la misma. Por último, abogó por una "aplicación prudente y ordinaria de la ley para todos, también para el PP".