Actualizado 03/05/2007 22:24 CET

Batasuna dice que el "PSOE se está cargando cualquier posibilidad de proceso" con las impugnaciones

PAMPLONA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El dirigente de la ilegalizada Batasuna Pernando Barrena afirmó hoy que "el Partido Socialista se está cargando cualquier posibilidad de proceso de resolución" tras la decisión de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado de impugnar las listas electorales vinculadas a la izquierda abertzale.

Barrena sostuvo que "PSOE y PNV están formando el frente del 'no' rotundo a la propuesta de la izquierda abertzale para llevar este país a un escenario de paz y democracia, el frente del 'no' a unas elecciones democráticas, el frente del 'no' a la hora de crear condiciones para hacer viable el proceso de resolución".

El dirigente de Batasuna aseguró, en una concentración frente a la sede del PSN en Pamplona contra la impugnación de agrupaciones electorales de Abertzale Sozialistak, que "el objetivo político de la izquierda abertzale es dar viabilidad al proceso de resolución, y para ello tiene que estar en las elecciones".

Barrena sostuvo que, con las impugnaciones de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, "el Partido Socialista está tomando una iniciativa que supone una vulneración flagrante de los más elementales derechos civiles y políticos". "El Partido Socialista y el Gobierno está convirtiendo al Estado español en un Estado de desecho", añadió.

El portavoz de la ilegalizada Batasuna criticó que "los planteamientos en nombre de la democracia están sirviendo para anular el derecho al sufragio universal a miles y miles de ciudadanos de este país".

Además, Barrena se refirió al "triste papel" que, a su juicio, "está jugando el PNV". "Cuando hace cuatro años se puso en marcha la Ley de Partidos, el PNV repartió responsabilidades y trabajos con el PSOE y el PP. Unos aprobaron la Ley de Partidos y otros la han estado gestionando y se han aprovechado del ventajismo que les suponía esa ley en las instituciones", criticó.

Así, el dirigente de Batasuna cargó contra la "actitud mezquina del PNV, que públicamente hace un discurso correcto en torno a las impugnaciones, pero por otra parte, en el ámbito privado exige al Partido Socialista que aplique con dureza la Ley de Partidos".