Actualizado 12/04/2007 23:26 CET

Bono califica como "patético" que España sea el "único" país donde tras un atentando el Gobierno se centra en "mentir"

Advierte a los populares riojanos de que "aquellos que lo dan todo por ganado pueden llevarse una sorpresa"

LOGROÑO, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Defensa José Bono calificó hoy como "patético" que España sea el "único país del planeta" donde tras un atentando, en referencia al del 11-M, el Gobierno, en este caso el popular de José María Aznar, se dedica a "mentir" en vez de importarle los muertos.

Bono acudió hoy a Logroño para participar en una charla-debate de Cristianos Socialistas. Allí, calificó como "la gran borrasca de la mentira" la actitud de "algunos dirigentes del Partido Popular" tras el atentado del 11 de Marzo en Madrid.

En ese momento, dijo, "creían que les beneficiaba decir que había sido ETA" y "se dedicaron a generar una estrategia de confusión". Algo que, añadió, ante lo que ahora, en el juicio que se desarrolla sobre el 11-M, "los expertos han dicho que la misma tarde del atentado las líneas más importantes de investigación no hablaban de ETA".

Bono consideró que el ex-director general de la Policía, Díaz de Mera, "ha seguido la estrategia diseñada por el Partido Popular", al señalar a informes que unían a ETA y el terrorismo islámico. En su opinión, "ha hecho el ridículo más espantoso" porque "las mentiras nunca permanecen ocultas".

ELECCIONES AUTONÓMICAS

Con respecto a las próximas elecciones autonómicas y municipales, Bono esperó que los ciudadanos "se den cuenta de que ahora no se está eligiendo al presidente del Gobierno central". El socialista, no obstante, se mostró seguro de que a los ciudadanos "más que el ácido bórico" lo que les interesa es el colegio de sus hijos, el hospital y "el celo que se pone en los celadores" (en relación a las últimas oposiciones a celador en La Rioja, que hubo de repetir tras denuncias).

A su juicio, cosas como estas "son las que han de racionar el voto". En cuanto a los responsables socialistas en La Rioja, les recomendó "que trabajen a izquierda y derecha" y "llamen a todas las puertas" porque "no hay que dar nada por ganado, ni por perdido".

Les recomendó, también, que "sean cercanos" y hagan pensar a los ciudadanos de La Rioja "si conviene un cambio". En este sentido, en su opinión, a esta comunidad "le vendría bien modernidad" y dirigentes que "den la cara". "Me da la impresión de que aquellos que lo dan todo por ganado pueden llevarse una sorpresa", manifestó a los dirigentes populares.

Con respecto al motivo de su presencia en Logroño, Bono defendió "la tesis de que la renovación del socialismo puede beber de los valores cristianos, sacados del Evangelio". Se trata de algo que, dijo, "puede sorprender" pero aseguró que si socialismo y cristianismo fuesen "incompatibles, no sólo habría que cerrar la iglesia de San Carlos, en Madrid, sino la mitad de las iglesias y agrupaciones socialistas".