24 de febrero de 2020
 

CANARIAS.-El Parlamento canario decide por unanimidad tramitar una proposición de ley que evite la suspensión de los carnavales

Actualizado 29/01/2007 19:54:45 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 Ene. (EP/IP) -

El Parlamento de Canarias decidió hoy por unanimidad iniciar el trámite de una proposición de ley para evitar que denuncias vecinales, como la de Santa Cruz de Tenerife, impidan la celebración de los carnavales. La modificación normativa supondrá que los eventos organizados por los ayuntamientos no precisarán de licencia ni autorización.

Los grupos de CC, el PP, el PSC y el Mixto dieron su consentimiento al inicio de la tramitación de la proposición de ley de modificación parcial de la Ley de Régimen Jurídico de los Espectáculos Públicos y Actividades Clasificadas, sobre Régimen Especial para las Actividades y Espectáculos, que se desarrollen en determinados festejos populares.

El principal objetivo de esta iniciativa es crear un régimen especial para las fiestas populares locales o las de interés turístico nacional e internacional. La modificación más relevante es que los eventos organizados por los ayuntamientos no precisarán de licencia ni autorización.

En este sentido, el portavoz del PSC, Francisco Hernández, anunció que, entre las enmiendas a presentar por su grupo, se intentará "corregir" la ausencia de la exigencia de la autorización municipal. Además, apeló a la necesidad de tramitar con celeridad la iniciativa para lograr que "surta efecto" antes del inicio de los carnavales.

Hernández hacía referencia así al futuro pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia Canario (TSJC) sobre la denuncia vecinal en Santa Cruz de Tenerife contra el ruido de los carnavales.

Por su parte, el portavoz del PP, Jorge Rodríguez, afirmó que la iniciativa, presentada conjuntamente entre CC, el PSC y el Mixto, contiene una redacción "precipitada que obvia importantes elementos de seguridad jurídica".

Por otro lado, el portavoz de CC, Alfredo Belda, recalcó la necesidad de armonizar el derecho a la tranquilidad de los ciudadanos con el de celebrar los festejos populares de las islas.