CEPYME prevé que la economía aragonesa se reponga a mediados de 2011 y pide que se regule la aprobación de ERE

Actualizado 02/01/2009 15:40:57 CET
Actualizado 02/01/2009 15:40:57 CET

CEPYME prevé que la economía aragonesa se reponga a mediados de 2011 y pide que se regule la aprobación de ERE

ZARAGOZA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de CEPYME-Aragón, Rafael Zapatero, afirmó hoy que la economía aragonesa superará la crisis hacia mediados del año 2011, al tiempo que pidió que se regulen los criterios objetivos para la concesión de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en lugar de exigirse el acuerdo de patronal y sindicatos para su aprobación.

En rueda de prensa, Zapatero alertó de que Aragón está registrando "una mortandad importante" de pymes del sector industrial, aunque falta por conocer el dato exacto. Además, el 40 por ciento de los profesionales autónomos del sector industrial se han dado de baja como tales. Otro fenómeno surgido con la presente crisis global en Aragón es la suspensión de la producción en numerosas empresas industriales, que siguen existiendo a efectos legales por el coste que supone su cierre.

Rafael Zapatero avisó de que "para salir del túnel", primero debe reactivarse el mercado financiero, de tal forma que las pymes puedan financiar sus activos, lo que en su opinión comenzará a ocurrir a finales de 2009 o principios de 2010. El secretario general de CEPYME-Aragón opinó que las medidas del nuevo Gobierno de Estados Unidos, a partir del próximo 20 de enero, ayudará a normalizar la situación de los mercados financieros.

Además, en el caso de España, es preciso estabilizar el mercado inmobiliario, ya que ahora se está produciendo un deterioro de gran "calibre" de los activos de empresas y familias y la estabilización de este mercado favorecería la reactivación del consumo interno y esta, a su vez, la del comercio, lo que puede ocurrir, según Zapatero, a finales de 2010 o comienzos de 2011.

Después, debe mejorar la competitividad del sector privado español. Tras afirmar que "nunca más" se podrá financiar el déficit comercial de España, Rafael Zapatero indicó que es necesario potenciar la productividad y la competitividad "con cierta urgencia", lo que según sus cálculos puede ocurrir a mediados de 2011.

A día de hoy, las empresas industriales aragonesas que "van bien" son las que se dedican a la exportación y tienen un tamaño grande, continuó Zapatero, quien señaló que los mercados sobre los que operan estas firmas son, de momento, más estables.

Rafael Zapatero exigió que se apruebe una normativa que permita a la autoridad laboral aprobar los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) por motivos objetivos, ya que a día de hoy se aprueban, principalmente, los que se remiten al Gobierno de Aragón con el acuerdo previo de la dirección de la empresa y los sindicatos, lo que CEPYME rechaza.

Rafael Zapatero indicó que los ERE son una herramienta prevista en la legislación española y que tienen un cauce "correcto" de utilización, a lo que añadió que su objetivo último es "salvaguardar" la existencia de la empresa "como mal menor". Dijo que ningún empresario plantea un ERE "por capricho, por gusto", sino que es "una decisión dolorosa y difícil". Según Zapatero "no es razonable" que se deba contar primero con el acuerdo de empresario y sindicatos para aprobar un ERE.

Por otra parte, el presidente de CEPYME-Aragón y CEPYME-Zaragoza, Aurelio López de Hita, aprovechó para insistir en la necesidad de que las Administraciones públicas aceleren el pago de sus deudas con los profesionales autónomos y las pymes subcontratistas, ya que en algunos casos los pagos se realizan 240 días después de la conclusión de los trabajos subcontratados.

López de Hita reclamó que los profesionales autónomos sean tenidos en cuenta por el Ayuntamiento de Zaragoza y otros concejos a la hora de adjudicar los trabajos que se financiarán con el Fondo de Inversión Municipal aprobado por el Gobierno central para paliar la crisis.

El presidente de CEPYME-Aragón dijo que la sociedad Avalia, mediante la cual el Ejecutivo autónomo se comprometió a avalar financieramente a las pymes para facilitar la concesión de créditos, es "un loable intento" de acelerar la circulación del dinero que, "ni mucho menos", ha conseguido los objetivos anunciados.

López de Hita lamentó la "enorme lentitud" de las entidades financieras a la hora de conceder créditos a las pymes aragonesas, pese a los avales comprometidos por el Gobierno autónomo. El presidente de las pymes aragonesas criticó que las entidades financieras de la Comunidad Autónoma "están más preocupadas por solucionar sus propios problemas que por coadyuvar a solucionar un problema que, en cierta medida, ellos han contribuido a crear".

Al respecto, Rafael Zapatero dijo que "son contadas con los dedos de la mano" las operaciones de concesión de crédito a pymes aprobadas por entidades financieras en Aragón. Zapatero señaló que, ahora, el propietario de la pyme debe solicitar el crédito al banco antes de obtener el aval del Gobierno autónomo y consideró que si se hiciera al revés se facilitaría la concesión de créditos.

IPIA

López de Hita y Zapatero realizaron estas declaraciones tras presentar el Informe de Percepción Industrial de Aragón (IPIA), el resultado de una encuesta realizada a 515 empresarios industriales de la Comunidad Autónoma, según la cual los datos de la economía aragonesa en el segundo semestre de 2008 han sido peores de lo que los encuestados esperaban en los primeros meses del año. Los encuestados prevén que el primer semestre de 2009 sea algo mejor que el último periodo del año pasado.

En cualquier caso, dijo López de Hita, "el panorama es poco halagüeño" y, de hecho, "la impresión general no es, precisamente, optimista", aunque hay un dos por ciento de empresarios industriales encuestados que confían en que la economía aragonesa crecerá en 2009.

Rafael Zapatero dijo que los datos de la encuesta son los peores desde que se creó este indicador, en enero de 2003. Los empresarios industriales consideran que se ha producido una importante caída de la demanda del sector, de tal manera que casi el 70 por ciento ha visto reducida sus ventas.

Se han suprimido o han disminuido las inversiones en más de un 35 por ciento, aunque el 61 por ciento se ha mantenido, probablemente porque las inversiones se previeron con tiempo, según CEPYME. En casi un tercio de las empresas industriales ha descendido el número de empleados durante el último semestre de 2008. "La imagen es, abrumadoramente, de retroceso" para el 85 por ciento de los empresarios industriales, subrayó Rafael Zapatero.

Según el IPIA, los empresarios industriales prevén que el sector se deteriorará de forma "muy notable" en el primer semestre de 2009. Las ventas de productos y servicios industriales, así como las inversiones, disminuirán, según el IPIA. Los costes de mano de obra aumentarán, aunque se moderará la "tendencia a los ajustes" de plantilla.

Los industriales aragoneses no creen que la economía haya tocado fondo y prevén que el primer semestre de 2009 no será mejor que el último de 2008 en lo sustancial.