Actualizado 16/03/2009 19:16 CET

Condenada a dos años la dueña de una residencia en Barcelona que se quedó con el dinero de una anciana

BARCELONA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La titular del Juzgado Penal número 17 de Barcelona ha condenado a dos años de prisión a la propietaria de un centro para la tercera edad del barrio de Sarrià de la capital catalana por apropiarse de 21.467 euros de una residente.

La magistrada ha declarado probado que, el 19 de junio de 2001, la anciana, Fortunata Carmen M.L., ingresó en la residencia de la calle Santa Amèlia que dirigía la acusada, María Isabel L.A., sin suscribir ningún tipo de contrato a diferencia del resto de internos.

Un mes después, el 20 de julio, la anciana abrió una cuenta corriente a su nombre y en la que la Seguridad Social le ingresaba una pensión, pero autorizando a la procesada a disponer de ella, circunstancia que aprovechó para realizar varias transferencias por un valor total de 21.467 euros a su propia cuenta y a las de su madre y su hija.

La procesada aseguró durante el juicio que utilizó el dinero para cubrir los gastos de manutención de la anciana, a la que acogió en su residencia porque "no tenía donde caerse muerta", y añadió que, con anterioridad, dio cobijo y comida de forma esporádica a Fortunata Carmen M.L. cuando ésta era una indigente.

También dijo que al tener acceso a la cuenta corriente de la anciana podía controlar su gasto, pues "el dinero que le llegaba a la mano se lo gastaba" en tabaco y jugando a las tragaperras y a la Primitiva, así como en ropa y calzado que después daba a los indigentes que encontraba.

Sin embargo, la magistrada señala en la sentencia que "por mucho altruismo que alegue, la actuación de la acusada resulta falta totalmente de profesionalidad y se ampara en el descontrol absoluto para justificar el ingreso en patrimonio propio de cantidades ingentes" de Fortunata Carmen M.L.