Actualizado 23/09/2007 14:14 CET

Covite dice que Ibarretxe debe actuar "en consecuencia" ante su petición de perdón a las víctimas

Denuncia "la deriva" del PSE y dice que intentó que Covite "se posicionara a favor de la errática postura de Zapatero"

BILBAO, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de Covite, Cristina Cuesta, afirmó hoy que es en Euskadi donde el lehendakari, Juan José Ibarretxe, tiene que actuar "en consecuencia" ante su petición de perdón a las víctimas del terrorismo porque "todo lo demás son fuegos de artificio vacíos".

En declaraciones a Europa Press, Cuesta realizó en nombre de Covite estas reflexiones sobre la actitud del Gobierno vasco hacia las víctimas del terrorismo en estos momentos y durante el proceso.

Cuesta denunció que las víctimas del terrorismo "han padecido 30 treinta años de silencio, de miedo, de humillaciones", con "víctimas silenciadas por la barbarie, por la apatía social, la complicidad ideológica nacionalista y el matonismo de la ETA social".

"Víctimas asustadas y ninguneadas en su condición de tales a las que durante demasiados años se agredió o se hostigó, no sólo mediante amenazas, coacciones, asesinatos y secuestros, sino con mentiras y calumnias", añadió.

Cuesta indicó que las víctimas representadas en Covite se encuentran "desamparadas, sin apoyo social ni institucional del Gobierno Vasco que sigue permitiendo manifestaciones, actos de homenaje, ruedas de prensa, de partidos y asociaciones ilegalizadas".

En este sentido, denunció que esa actividad se ha concretado en lo que va de año en decenas de actos y homenajes "en defensa de los terroristas, de legitimación del terrorismo y, por lo tanto, de humillación a las víctimas".

"Con una Consejería de Justicia, que tiene la desfachatez de denegarnos una subvención para acompañar a los juicios por terrorismo a nuestros familiares y que acaba de otorgar durante este mes de agosto del 2007 para una página Web y un anuario 16.000 euros a Etxerat, entre otros muchos atropellos o un consejero de Justicia que, después de un viaje a Irlanda (en 2006), recuerda que los terroristas salieron en dos años a la calle", afirmó.

Cuesta manifestó que esta situación "no es nueva", aunque se intenta "maquillar de mil maneras con asesores y documentos inútiles o con proclamas del lehendakari fuera del País Vasco ante víctimas agradecidas".

"Es aquí en Euskadi donde Ibarretxe tiene que actuar en consecuencia ante su petición de perdón en abril del 2007, aquí dónde más humillaciones permanentes sufren cotidianamente las víctimas. Todo lo demás son fuegos de artificio vacíos y publicitarios".

Cristina Cuesta indicó, por otra parte, que las víctimas no pueden aceptar "sin sentirse humillados" que su sufrimiento "se compare" con el entorno de los terroristas. "Somos víctimas inocentes y los terroristas han sido son y serán nuestros verdugos hasta que no reconozcan el daño causado y cumplan sus condenas", manifestó.

Asimismo, reinvidicó la Justicia, que "no puede cargar en las víctimas más sacrificios, cuando se habla tan alegre y frívolamente de reconciliación". A su juicio, "Antes hay que hablar de arrepentimiento, de remordimiento, de vergüenza, de culpabilidad".

En este contexto, se refirió al "tema recurrente" de la manipulación de las víctimas, señalando que es de "un cinismo atroz insultar a las víctimas críticas con el poder establecido". En este sentido, añadió que Covite y, "por ende todas sus víctimas, vivirían mucho mejor e incluso recibirían más subvenciones si fuéramos sumisas al nacionalismo en el poder".

"Covite, después de nueve años sigue adelante independientemente de coyunturas, estrategias, hojas de ruta, vuelta al terror. Reafirmamos nuestra independencia de criterio y nuestra no-subordinación a ningún partido o ideario", manifestó.

"DERIVA DEL PSE-EE"

Por otra parte, se refirió a "la deriva" de la dirección del PSE-EE que "fue capaz" de reunirse públicamente con Batasuna, "dándoles rango de interlocutores políticos válidos".

Asimismo, afirmó que este partido "ha intentado" que Covite se posicionara a favor de "la errática" postura de un presidente al cual no entendemos y en el que por lo tanto no podemos confiar". No obstante, quiso diferenciar entre la base social y política del PSE-EE y su dirección.

Cuesta destacó que el Estado de Derecho se fortaleció con la firma del Pacto Antiterrorista y se consiguió "arrinconar a ETA en todos sus frentes e ilegalizar a la ETA política". "Los demócratas ¡por fin! conseguimos una situación de acorralamiento a ETA, un cese de atentados progresivo y un nivel de mínimos de su actividad social y política fruto especialmente de la aplicación de la Ley de Partidos", añadió.

Cuesta denunció que, incomprensiblemente, esta política para derrotar definitivamente a ETA "no se ha mantenido" y agregó que esa ruptura se oficializó políticamente con la aprobación de la resolución del Congreso de mayo de 2005.

Asimismo, afirmó que se ha dado un "salto al vacío de casi 20 años" y calificó de "lamentable el retroceso de terminología, concepción de los principios y definición de la estrategia en el que nos ha sumido el último giro de la política del Gobierno".

También se refirió al anuncio de ETA del alto el fuego permanente, que abría una etapa de "escéptica esperanza para las víctimas, cada día más frustrada por las siguientes razones".

En concreto, denunció que existía una "absoluta desorientación y malestar social" en la gestión del "llamado" proceso que estaba liderando el presidente del Gobierno, "responsable máximo de haber roto el consenso y la unidad política en la estrategia para derrotar a ETA, de haber dividido a la opinión pública y de alentar a la ETA política y social".

La portavoz de Covite añadió que se estaba en una situación "muy peligrosa de deslegitimación de la Justicia" y afirmó que "no es nuevo que esto procediera del mundo nacionalista".

"Los nacionalistas sólo arropan a la Justicia que les favorece, ésta es su concepción de la democracia. No esperábamos que el partido en el gobierno, el Partido Socialista, incluso un Fiscal General, sugirieran repetidamente que los jueces tienen que estar a la altura de los nuevos tiempos. Esos tiempos son para las víctimas de profunda preocupación, de ambigüedad, de desunión, de tensión permanente que sólo benefician a ETA", añadió.

Cuesta reivindicó "la verdad del significado político del dolor de las víctimas" que se concreta en que "no puede existir comunidad vasca legítimamente instaurada sin integrar lo que las víctimas, todas inocentes, defendieron: la pluralidad ideológica, la tolerancia identitaria, el derecho a sentirse vasco como cada uno desee, la normalidad y la libertad ideológica".

La representante del grupo pacifista afirmó que "no puede darse un final que pase por ampliar las imposiciones nacionalistas". "¿Dónde quedarían los derechos de los constitucionalistas, de la gente normal masacrada por defender la normalidad democrática? Se justificaría la amenaza totalitaria que ETA ha aplicado a nuestra comunidad", manifestó.