Actualizado 03/07/2007 20:03 CET

Debate (11).- Rajoy aconseja a Zapatero dejar ya en manos de los españoles su continuidad en el Gobierno

Da por "agotado" el "paréntesis" del Gobierno Zapatero y dice que sólo falta saber la fecha de las elecciones

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, dio esta tarde por "agotado" el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, una etapa que definió como "un paréntesis" y "una triste pausa" en la España democrática, y consideró que la única incógnita pendiente es saber la fecha de las próximas elecciones generales. "Deje que sean los españoles quienes decidan si usted debe continuar --emplazó--. Tenga, al menos, un gesto que esté a la altura del puesto que ocupa". En su discurso de Debate sobre el estado de la Nación, Rajoy se mostró convencido de que el mandato de Zapatero "ha concluido ya" y que "no queda más que un interregno vacío, una constante reclamación de responsabilidades, una pura precampaña electoral, una malversación del tiempo y de la energía nacionales".

"La única decisión suya que puede tener interés para la gente es la fecha de las elecciones. Para todo lo demás me temo que carece de crédito --espetó--. No está en condiciones de defenderse con su palabra. Ha llegado al lamentable extremo de que para avalar su palabra tendría que mostrar las actas de las reuniones con ETA y no espero que lo haga".

Agregó que corresponde al actual jefe del Ejecutivo "decidir si está en condiciones de gobernar o si es mejor que deje a los españoles que resuelvan", y aunque cree que "en cualquier democracia estable" habría un adelanto electoral, no descarta que Zapatero "se empecine en continuar dando tropezones de un error a otro".

"Usted dirá si eso va a durar tres, cinco o nueve meses. Ese es todo su margen de elección. Acepte las cosas como son. No sería mucho pedir que no incremente los problemas de los españoles, que no les cause perjuicios innecesarios --aconsejó--. Deje que sean los españoles quienes decidan si usted debe continuar. Tenga, al menos, un gesto que esté a la altura del puesto que ocupa y de la responsabilidad".

Según dijo, su discurso de esta tarde es "el más doloroso" que ha pronunciado en su vida, pero se justificó en "las circunstancias". "Intento cumplir con mi deber lo mejor posible. A veces no es agradable", apostilló.

"COMPARADO CON OTROS PRESIDENTES, SU BALANCE DA VERGÜENZA"

De hecho, su diagnóstico de la etapa de Gobierno de Zapatero es "un paréntesis, una triste pausa en la evolución de la España democrática". "Si comparamos sus resultados con los de los presidentes que le han precedido, el balance es tan pobre, que casi da vergüenza criticarlo", resumió.

En este 'aluvión' de acusaciones, Rajoy atribuyó a Zapatero el no haber diseñado un "plan de gobierno" y de carecer "de programa" y "rumbo fijo" mientras "echa la culpa a la oposición". "Está muy bonito exportar alianza de civilizaciones, pero es más importante exportar solvencia política, seguridad jurídica, confianza económica, una educación competitiva, capacitación tecnológica, infraestructuras", ironizó.

Una vez más, el líder de la oposición puso como ejemplo al francés Nicolas Sarkozy y a la alemana Angela Merkel para asegurar que, España debería estar "haciendo lo mismo" y que, sin embargo, el "primer balance de la gestión" es "un vacío, un paréntesis y una dejación", en una suerte de "siesta gubernamental".

Rajoy recriminó a Zapatero que presuma de la marcha de la economía porque habiendo cosas que "van bien", otras "van mal", de tal forma que entre el "panorama" del jefe del Ejecutivo y lo que ven los ciudadanos hay una "distancia sideral". El crecimiento, le espetó, no se debe "a que usted gobierne, del mismo modo que no amanece porque el gallo cante". "Aunque ese asiento hubiera estado vacío, la economía española iría exactamente igual, porque su papel ha sido el de un ausente", evidenció.

Así, el líder del PP dijo que la principal "virtud" de Zapatero como gobernante ha sido "no estropear la economía". "Podía haber arrasado lo que se encontró, como hizo con el agua, la educación, el consenso constitucional o con el terrorismo, pero no, tuvo el acuerto de dejar las cosas de la economía como estaban --se burló--. No sé si es mérito suyo o de Solbes, pero eso le ha salvado".

Entre los "problemas muy serios" que citó estaban la pérdida del "poder adquisitivo", el "déficit exterior descomunal", o el que la parte que corresponde a los salarios en la renta nacional haya "caído dos puntos en los dos últimos años", siendo la "más baja" de la UE. "Muy sorprendente cuando gobierna una persona que presume de rojo y de socialista", aseguró. "No es para estar orgulloso", señaló en otro momento.

De ahí Rajoy pasó a aludir al proceso de OPAs sobre Endesa. Tras deplorar el "vicio incurable de meter la mano donde no debe", se refirió a esa "arcaica tentación socialista conocida como intervencionismo y que en castellano simple quire decir ensuciar la transparencia del mercado o hacer trampas".

ZAPATERO Y EL "CATECISMO DEL BUENO SOCIALISTA".

Luego, Rajoy pasó a la política social. En educación, señaló que lo único que le importa a Zapatero es "que a ningún niño le falte el catecismo del buen socialista". Sobre inmigración, indicó que el pasado año llegaron a España 640.000 inmigrantes y que se supera "con mucho" el millón de 'sin papeles'. "Sigue el efecto llamada y el drama humano, sobran las ocurrencias", denunció.

El líder de la oposición enfatizó que "la vivienda sigue subiendo", que de la energía destaca "la subida de la luz", que en seguridad, en 2006 se batió "record de infracciones penales", que en el agua "no ha resuelto nada" y que la política exterior "es un bochorno". "Su obligación es defender la libertad, apoyara a los disidentes cubanos y no humillarlos y no ser complaciente con quien cierra las televisiones que le molestan, como ha sucedido en Venezuela", añadió.

"GUERRA" EN LÍBANO Y AFGANISTÁN.

En materia de defensa, acusó al presidente de "meter la cabeza debajo del ala" ya que las tropas en el extranjero "van a un escenario bélico". "El caso del Líbano es una guerra y el de Afganistán, también", señaló Rajoy.

Además, volvió a exigir a Zapatero que "dé la cara" porque a diez días del atentado contra el contingente militar español, "aún no se ha dirigido a los españoles". "Son demasiadas las veces en que se esconde. Siempre que hay una dificultad, España está sin presidente", ahondó.

MEMORIA HISTÓRICA Y ESTATUT.

Para Rajoy, las leyes sobre derechos sociales "no son lo más importante" y "no pasan de los buenos deseos", citando como ejemplo la norma contra la Violencia de Género. En lo que respecta a la 'Memoria Histórica', le acusó de fomentar deliberadamente la división entre españoles e ironizó sobre "la pena" que suponía que los artífices de la Transición no hubieran contado con la "asesoría" de Zapatero.

Así, el líder de la oposición señaló que los españoles no necesitaban a Zapatero para "recuperar la memoria" y atribuyó el comportamiento de la sociedad a que los ciudadanos rechazaban que la memoria "fuera el carburante de un nuevo rencor". Tampoco olvidó recalcar otro de los "graves errores" del presidente, esto es, su gestión del Estatuto de Cataluña.

"Con él comienza la historia en la que Zapatero decidió reinventar la estructura del Estado, quebrar los consensos, discutir la nación, repartir la soberanía y retorcer la Constitución", dijo, además de crear una "enorme inestabilidad política" y provocar una "grave crisis institucional".

Finalmente, pasó entonces a referirse a algunos de los pactos postelectorales firmados por el PSOE tras el 27-M, como el de Baleares, "deplorando su afán por pactar con fuerzas políticas contrarias a la Constitución con el único objetivo de que no gobierne el PP".