Actualizado 23/09/2007 14:30 CET

El debate sobre las infraestructuras y en torno al catalanismo marcan el primer debate de política general de Montilla

BARCELONA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, José Montilla, afrontará esta semana su primer debate de política general como jefe del Ejecutivo catalán, en un contexto muy marcado por el debate sobre la necesaria mejora de las infraestructuras catalanas y sobre la reflexión social y política en torno a la renovación del catalanismo.

De hecho, Montilla llega a su primer debate de política general con un acuerdo cerrado con el Gobierno central que establece el método de cálculo del 18,8% de las inversiones estatales en infraestructuras que, según el Estatut, corresponde a Cataluña para los próximos siete años.

Un acuerdo que prevé unos 4.300 millones de euros para Cataluña en los Presupuestos Generales del Estado de 2008 y una inversión total de más de 30.000 euros en siete años, con cláusulas de garantía para recuperar la inversión no ejecutada en ejercicios posteriores.

Así, buena parte de las propuestas de resolución que los tres grupos del Govern plantearán al pleno de política general fijarán las bases del plan de infraestructuras a siete años que deben acordar ahora las administraciones estatal y catalana, fijando los proyectos concretos a los que se destinará esta inversión.

OPTIMISMO Y CONFIANZA.

Las intervenciones tanto del presidente de la Generalitat como de los tres representantes de los partidos del Govern harán balance de los diez primeros meses de Gobierno y capitalizarán esta previsión de inversiones para apelar al "optimismo" y la "confianza" de los ciudadanos tras los problemas de este verano, explicaron a Europa Press fuentes del tripartito.

Los tres grupos de Gobierno plantearán propuestas de resolución conjuntas que recogerán los proyectos de cada una de las consellerias para el año próximo.

El rescate de peajes y el sistema de financiación catalán son algunas de las cuestiones que abordarán las propuestas del gobierno, que tampoco pasarán por alto la incipiente negociación con el Estado sobre el modelo de gestión aeroportuaria y el futuro consorcio de El Prat (Barcelona).

La organización territorial, los 'papeles' de Salamanca, cuestiones de movilidad y transporte público y un amplio capítulo de medidas sociales que trata de preservar las competencias catalanas en estas materias son las principales aportaciones de ERC a las propuestas de resolución del tripartito, que se estarán perfilando conjuntamente hasta el último momento.

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, explicó a Europa Press que la intervención de su grupo en el debate, a cargo de él mismo, hará un "balance positivo" de la obra de gobierno en materia social y económica y analizará las "dificultades" persistentes en materia de infraestructuras, financiación y despliegue del Estatut.

"ESCENARIOS DE FUTURO DEL CATALANISMO".

ERC planteará también en este debate "los escenarios de futuro" para Cataluña "desde la lógica de la necesidad de modificar y renovar los esquemas del catalanismo", añadió Ridao.

Aunque dijo no descartar la posibilidad de presentar alguna propuesta propia de resolución, Ridao aseguró que la previsión inicial es que todas las resoluciones sean conjuntas con el Govern y rechazó llevar a este pleno el debate sobre la posibilidad futura de un referéndum de autodeterminación alegando que ERC considera aún "válidas y vigentes" la resoluciones aprobadas al respecto por la Cámara catalana en 1989, 1991 y 1998.

Aun así, el debate abierto tanto en la sociedad civil como entre los partidos sobre la renovación del catalanismo y las perspectivas de autogobierno planeará también sobre este pleno e incluso CiU presentará sus propias propuestas de resolución sobre autogobierno "para definir un proyecto de país", según explicó esta semana el portavoz parlamentario de CiU, Felip Puig.

Estas cuestiones serán uno de los cuatro ejes temáticos en los que CiU agrupará sus resoluciones a este debate, que incluyen también propuestas en materia de infraestructuras, en política económica y de competitividad y en políticas sociales y familiares.

MAS NO HABLARÁ DE REFUNDAR EL CATALANISMO.

En el apartado sobre autogobierno, podría caber alguna propuesta para reclamar el traspaso de las competencias en la convocatoria de referéndums, pero Puig aseguró que CiU "no utilizará el debate de política general" para plantear "tácticas y estrategias propias de partido", en referencia al proyecto de CDC para refundar el catalanismo.

El encargado de fijar la posición de la federación será su presidente, Artur Mas, que será el primero en tomar la palabra en la segunda sesión de debate, el jueves, dado que la sesión del miércoles 26 de septiembre se reservará exclusivamente al discurso del presidente de la Generalitat, José Montilla, sin límite de tiempo.

Mas llega a este debate habiendo cerrado públicamente la crisis que en los últimos días ha marcado las relaciones entre CDC y UDC, surgidas precisamente a raíz de la decisión del líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, de postergar su nombramiento como candidato a las elecciones generales hasta conocer el proyecto de CDC para refundar el catalanismo.

Este mismo viernes, Mas y Duran cerraron la crisis con una reunión de más de cuatro horas tras la cual emitieron un comunicado conjunto en el que ratificaban a Duran como candidato, reafirmaban en el acuerdo alcanzado en julio para la estrategia de cara a las generales y Unió expresaba su respeto por el proyecto de refundación del catalanismo.

De esta forma, las discrepancias públicas entre los partidos que forman la principal fuerza de la oposición ya no acecharán a CiU en el que será el primer debate de política general de esta legislatura y el número 23 que acoge la Cámara catalana: 21 de ellos con el presidente Jordi Pujol (CiU) y los dos últimos con el presidente Pasqual Maragall (PSC).

PRIMER PLENO SIN PIQUÉ.

Después de Mas, seguirán las intervenciones del portavoz del PSC, Miquel Iceta; el portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao; el presidente del PP de Cataluña, Daniel Sirera; el portavoz parlamentario de ICV-EUiA, Jaume Bosch; y el presidente de C's, Albert Rivera, para fijar la posición de cada partido ante el nuevo curso político.

El presidente catalán o los miembros del Govern pueden replicar a cualquiera de estas intervenciones, que se desarrollarán a lo largo de todo el jueves, sin límite de tiempo. Los grupos tendrían entonces diez minutos para la réplica y cinco para una segunda réplica si el Ejecutivo volviera a intervenir.

El pleno no contará esta vez con el ex presidente del PP catalán, Josep Piqué, que renunció a su escaño tras dimitir de su cargo el pasado julio. Sirera asumirá así por primera vez la voz de su grupo en un debate de política general como presidente del partido.

Durante el viernes 28 de septiembre los grupos podrán presentar sus propuestas de resolución, que marcarán las conclusiones del debate. Cada grupo tendrá diez minutos para presentar y defender sus propuestas y posicionarse respecto a las de los otros grupos, paso previo a la votación de las mismas.

Lo más leído

  1. 1

    Conte anuncia que dimitirá este martes como primer ministro de Italia

  2. 2

    El Congreso tramita, con el rechazo de Vox y PP, la petición para investigar si hay ultras en el Ejército

  3. 3

    ¿La COVID-19 se transmite a través de los alimentos?

  4. 4

    Maduro anuncia un antiviral que "neutraliza al cien por cien" el coronavirus

  5. 5

    Se cumplen 35 años de la primera y única visita al planeta Urano