Debate(27).- Alonso pide al PP "renunciar a los reproches" sobre ETA porque los españoles "no aceptarían" más división

Actualizado 09/04/2008 14:57:59 CET

Abre su primer discurso como portavoz recordando a las víctimas y asegura que buscarán colaboración con otros partidos

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Antonio Alonso, llamó hoy al Partido Popular a "renunciar a los reproches" sobre la política antiterrorista para "recuperar la unidad" de la anterior legislatura, y advirtió de que los españoles "no entenderían ni aceptarían" que permanezca la división.

Alonso cerró el turno de intervenciones de los portavoces parlamentarios durante el debate de investidura y quiso lanzar a todos los partidos, y en especial al PP, un mensaje de diálogo: "Cualquiera que sean nuestras diferencias, iniciemos esta etapa con la firme e inequívoca voluntad de compartir el futuro", manifestó.

El aún ministro de Defensa en funciones se estrenó hoy en el pleno como portavoz parlamentario, con un discurso en el que repasó los ejes del programa socialista y que comenzó con un recuerdo a las víctimas de ETA, en especial a los cinco fallecidos en la última legislatura, a los que mencionó por su nombre.

Alonso les dirigió un "recuerdo emocionado", así como "solidaridad" a sus familias y recalcó que "sus asesinos sólo tendrán el desprecio de todos los seres civilizados y la certeza de que pagarán por sus crímenes".

El portavoz señaló que no fue "una sorpresa" que ETA volviera a matar en plena campaña electoral y que la "eficacia" de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado fue lo que consiguió evitar más atentados, pero destacó que "ha quedado demostrado que ETA carece ya de toda posibilidad de condicionar con sus crímenes la política española y vasca".

"ETA es una banda de asesinos a los que hay que perseguir con todos los instrumentos el Estado de Derecho", prosiguió, llamando a trabajar "con eficacia para que la inevitable derrota del terrorismo se produzca cuanto antes". Para ello, llamó a recuperar la unidad "que se quebró en la anterior legislatura" y destacó que "la mejor manera de empezar a recuperarla es renunciar a los reproches".

"La historia juzgará a unos y a otros, pero cualesquiera que hayan sido nuestras diferencias en los últimos años hoy no hay motivos para la división, los españoles ni la entenderían ni la aceptarían", prosiguió, insistiendo en que los socialistas harán todo lo que esté en su mano para recuperar "un marco de consenso y colaboración con el PP en política antiterrorista" y "mantener el diálogo y el entendimiento" con las demás fuerzas.

El portavoz socialista insistió en que, independientemente de lo que suceda en la investidura, el Grupo Socialista seguirá tratando de buscar "un marco de coincidencias y colaboración lo más amplio y estable en cada momento". "Lo haremos con 169 diputados y lo haríamos incluso con más porque es nuestra forma de entender la democracia", aseguró.

Alonso reiteró los ejes del proyecto socialista, que definió como un "proyecto de progreso" en el que "la política económica y la social caminan de la mano". Así, ante las dificultades económicas que se avecinan, aseguró que el PSOE no caerá "en una dicotomía tramposa", sino que las políticas sociales activan la economía y la salud económica es necesaria para la cohesión social.

"NO NECESITAMOS EXPLICAR NUESTRA IDEA DE ESPAÑA"

El portavoz volvió a recurrir a una expresión usada ayer por el candidato José Luis Rodríguez Zapatero, la "idea de España", para decir que el PSOE no necesita explicar ahora "su idea de España" porque la puso por escrito en la Constitución.

"Nuestro proyecto político cree que España se cohesiona con política social", afirmó, con infraestructruras para reducir las desigualdades y con cooperación entre las instituciones en lugar de usándolas "como trincheras".

Alonso vinculó la "lealtad" del PSOE a la Constitución y su discurso político con el hecho de poder ser a la vez el primer partido en Cataluña, el País Vasco, Andalucía o Cataluña y, además, tener un 40% de los votos en lugares como la Comunidad Valenciana no Madrid, donde ha perdido.

"Algunos pueden tener problemas para que su discurso político sea entendido en todo el territorio nacional, nosotros no tenemos este problema", añadió, aludiendo a los 'populares'.

El portavoz defendió que con su voto el 9 de marzo los españoles han apostado por "profundizar" en el cambio que se inició hace cuatro años, avalando una manera de gobernar y, a la vez, demostrando el "fracaso" de la "estrategia de crispación" del PP. "Los socialistas esperamos sinceramente que ese clima sea una cuestión del pasado porque es necesario recuperar la tranquilidad política", añadió.

Según dijo, los socialistas se proponen ahora consolidar el progreso económico de España, abordar los desafíos sociales con políticas solidarias y hacer una política de respeto de la diversidad.

INMIGRACION

Alonso dedicó parte de su discurso a la política de inmigración, insistiendo en que el PSOE combinará control e integración, y advirtiendo de no tolerará ningún discurso que aliente actitudes xenófobas o racistas.

Llamó además a los diputados abordar tareas pendientes de la anterior legislatura, empezando por la renovación del Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional. "La falta de renovación está debilitando estas instituciones", advirtió, subrayando que al renovación será el primer paso para modernizar la justicia.