Delgado ya anunció en el Congreso que se está estudiando cómo reducir el "excesivo" número de aforados

Actualizado 17/09/2018 13:45:44 CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ya anunció la semana pasada en el Congreso de los Diputados que se ha encargado a la Sección Procesal de la Comisión General de Codificación, órgano asesor del departamento en materia legislativa, un estudio "riguroso" para reducir el "excesivo" número de aforados, aunque matizó que era necesario mantener la "inmunidad" parlamentaria de los diputados y senadores.

Según explicó el pasado miércoles durante el debate de una interpelación urgente motivada por el grupo Ciudadanos, mantener los aforamientos de los parlamentarios es "indispensable" para dar "garantía al Legislativo frente al Poder Judicial", es decir, se conservaría la necesidad de que éstos pidiesen el suplicatorio cuando se quiera proceder en los tribunales contra ellos. Esto significa que los aforados sólo tendrían este privilegio en los supuestos de delitos relacionados directamente con el ejercicio del cargo.

Este lunes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el Gobierno va a proponer al Parlamento una reforma de la Constitución para acabar con esta figura y que entraría en vigor en "tan solo 60 días desde que se anuncie su tramitación en el Congreso de los Diputados".

Por otro lado, el Ministerio de Justicia informó el pasado viernes que la Comisión de Codificación tiene hasta el próximo 30 de noviembre para entregar el informe sobre las formas posibles para reducir los aforamientos. Un estudio que ha sido solicitado porque, según apuntó Delgado, para emprender esta reforma es necesario tener "un cierto realismo" ya que en España hay más de 16.000 con un "privilegio procesal" de distinto rango regulados por la Constitución, leyes ordinarias y autonómicas.

Durante su intervención en el debate parlamentario, la titular de Justicia quiso explicar las consecuencias de esta reforma normativa y puso como ejemplo al presidente del Partido Popular, que se encuentra en estos momentos a la espera de saber si el Tribunal Supremo le investiga por las supuestas irregulares en la obtención de su máster cursado en la Universidad Rey Juan Carlos. En este sentido afirmó que si el aforamiento "lo ciñésemos al ejercicio de los cargos o los hechos cometidos en el propio cargo, a lo mejor el señor Casado estaría imputado como el resto de sus compañeros".