Actualizado 19/11/2007 20:14 CET

Estatuto CyL.- La Comisión de CCAA envía al Pleno del Senado la reforma sin modificaciones ni votos en contra

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado aprobó hoy sin ninguna enmienda ni votos en contra el proyecto de reforma del Estatuto de Castilla y León, que será definitivamente ratificado por el Pleno de la Cámara el miércoles. En esa sesión se espera la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que suele acudir al último debate en las Cortes de las reformas estatutarias y que, además, es leonés.

A la Comisión de esta tarde en el Senado asistió el consejero de Presidencia de Castilla y León, José Antonio de Santiago, así como los portavoces de PP y PSOE en el legislativo autonómico, Carlos Fernández Carriedo y Ángel Villalba, respectivamente. El texto contó con el apoyo de todos los partidos salvo tres abstenciones, una del PNV y dos del Grupo Mixto (BNG y PSM).

José Antonio de Santiago compareció ante la Comisión esta tarde para defender el texto aprobado por el Congreso, "una reforma de todos" que va a permitir a la región "alcanzar las más altas cotas posibles de autogobierno", señaló. "No ha habido imitación de otras reformas. Ha sido tranquila, pacífica, ordenada, sin confrontaciones, sin buscar agravios, sin debates estériles, sin necesidad de retorcer el debate para expresar lo que queremos", defendió el consejero.

De Santiago se mostró convencido de que a su Comunidad en ocasiones no se la ha tratado "como merecía" y no se ha "reconocido" su "saber esperar solidario". "Unas veces hemos sido considerados como una Comunidad menor de edad, que tenía que consolidarse antes de asumir nuevas responsabilidades. Otras veces, hemos visto cómo nuestra profunda lealtad con España y la Constitución era postergada por intereses políticos más inmediatos, privándonos de medios e instrumentos que otras Comunidades ya poseían", criticó.

El representante de la Junta de Castilla y León se mostró satisfecho porque las bases de la reforma, aprobadas en las Juntas, han sido mantenidas durante la tramitación en las Cortes, cuyas modificaciones también agradeció.

Entre las novedades que el consejero destacó de la reforma se encuentran las competencias, la financiación, la gestión de los recursos hídricos o el "refuerzo" de las relaciones con el Estado. También subrayó la definición de la Comunidad como histórica, con una redacción, aseguró De Santiago, "que otorga una gran estabilidad institucional para el futuro, cerrando la puerta a cualquier pretensión disgregadora, alguna de las cuales ha sido incoherentemente alentada por intereses políticos estrictamente locales".

APOYO DE PP Y PSOE.

Antolín Sanz, portavoz adjunto del PP en el Senado y senador por Ávila, defendió ante la Comisión la reforma tanto su forma y en el fondo y subrayó que "sus redactores han sabido construir un amplísimo consenso social en Castilla y León que la han convertido en la reforma de todos".

Sanz aseguró que la norma servirá para "hacer más eficientes" los servicios públicos de los castellanoleoneses dentro del marco de la Constitución, "nuestra principal razón para el sí que daremos esta tarde". "Este Estatuto nace con vocación de constitucionalidad y tiene una verdadera ambición autonómica. No busca ni más ni menos que actualizar, profundizar y mejorar el autogobierno de Castilla y León", resumió el senador 'popular'.

El senador aseguró que para defender el autonomismo constitucional es necesario "profundizar en él" y que, en esta línea, la reforma "se fundamenta en el entendimiento", otra de las razones del PP, argumentó Antolín Sanz, para apoyar este Estatuto. "Y este Estatuto se encuentra en las antípodas del modelo de otras reformas que han apostado por la bilateralidad. Defiende el principio básico de la solidaridad", concluyó.

Por el PSOE, José Ignacio Pérez Sáenz, expresó el apoyo de su partido a la reforma desde que esta se planteó en las Cortes de Castilla y León. El senador se dirigió al consejero de Presidencia para decirle que la misma necesidad que él ha expresado en nombre de Castilla y León ha sido expuesta por otros Gobiernos. "Eran necesarias las reformas, estamos de acuerdo. Y se reforman los Estatutos, no la Constitución, como se dijo", manifestó.

"No se desmantela nada. Primero se dijo que se rompía España y España cada día está más fuerte", subrayó Pérez Sáenz. "Nos hemos enfrentado demasiado. Hemos enfrentado a pueblos innecesariamente, por una exageración. Debiéramos desde el Senado hacer pedagogía de lo que significa la España autonómica. Tenemos problemas no sólo en el grupo del PP, sino en todos los grupos parlamentarios para entenderlo", manifestó el senador.

"Uno hace resumen de todos los estatutos y lo que está claro es que se nos había quedado el traje estrecho desde el punto de vista estatutario de todas las Comunidades, que han entendido que ya era hora de desarrollarse", resumió.

RECUERDO AL ESTATUTO CATALÁN.

Carles Bonet, portavoz de la Entesa Catalana de Progrés (PSC, ERC e ICV), celebró que el PP "haya corrido a dar soporte a esta reforma porque es oportuna y necesaria". "He de entender, pues, que las otras CCAA tienen también derecho a que sus reformas sean oportunas y necesarias, sin que se les echen los perros encima", subrayó. Pidió a continuación a los 'populares' que retiren el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto catalán, "que en el fondo es básicamente el mismo".

El portavoz expuso varios paralelismos entre castellanoleoneses y catalanes y entre sus estatutos; estos dos, dijo Bonet, "cometen pecados" sobre competencias de Justicia, comisiones bilaterales, presencia en la Unión Europea, cooperación con regiones fronterizas (Portugal y Francia) o sobre competencias hídricas, "causas de escándalo en el Estatuto catalán y aquí todo el mundo está de acuerdo". "Y lo más diabólico, se prevé una agencia tributaria propia", añadió.

Respecto a los comentarios del PSOE y la Entesa y las comparaciones con la reforma catalana, el 'popular' Antolín Sanz pidió "dejar al propio Tribunal Constitucional que diga lo que tenga que decir para clarificar el debate".

LAS ENMIENDAS.

El texto, que ya fue modificado en el Congreso, ha recibido en el Senado un centenar de enmiendas, aunque ninguna de ellas prosperó esta tarde ni lo hará en el Pleno del miércoles. El senador de la Entesa Joan Josep Nuet (de Esquerra Unida) defendió las 75 enmiendas que su grupo ha presentado en nombre de IU, que no tiene representación en el Senado. Expresó sus críticas a esta reforma porque tiene "la mirada puesta más en el qué dirán más que en las potencialidades del autogobierno de Castilla y León". Censuró además la "tramitación prácticamente blindada" entre PSOE y PP.

Inmaculada Loroño felicitó a Castilla y León por el nuevo Estatuto, que su grupo apoya, pero defendió las dos enmiendas del PNV, centradas una vez más en el Condado de Treviño: a favor de que la reforma prevea que pueda pasar a formar parte del País Vasco y de que se recoja el euskera que se habla en esta zona como "patrimonio lingüístico de Castilla y León".

Por Coalición Canaria, Alfredo Belda apoyó la reforma, pero explicó que su grupo ha presentado cinco enmiendas con iniciativas de la Unión del Pueblo Leonés sobre el Reino de León. Belda aprovechó su turno para reclamar que la reforma del Estatuto de su Comunidad, Canarias, pueda tener el mismo futuro que el de Castilla y León.

El senador del BNG Francisco Jorquera defendió por su parte la enmienda mantenida por su partido a favor del gallego en Sanabria y en el Bierzo, aunque aclaró que su grupo está a favor de la reforma. Por otro lado, Jorquera negó que su partido quiera ninguna anexión de territorios a Galicia, pero advirtió que "si Castilla y León no se organiza asumiendo su pluralidad cultural y lingüística, sí que estarán fomentando el sentimiento de desafección de una serie de zonas a Castilla y León".