Actualizado 14/01/2009 20:22 CET

Estatuto C-LM.- Diputados del PP por Murcia avisan de que no votarán un texto que mantenga la fecha, ni en el preámbulo

García Legaz (FAES) y Pacheco prefieren que el Congreso devuelva el texto a Castilla-la Mancha si se menciona el fin del trasvase

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Diputados del PP por Murcia avisaron hoy de que no votarán favorablemente al Estatuto de Castilla-La Mancha si éste mantiene la derogación del trasvase Tajo-Segura, ya sea en una disposición adicional o incluso si se rebaja su eficacia normativa colocándola en el preámbulo, y propusieron en cambio que el texto se devuelva a la Cortes regionales si finalmente no se logra hacer "desaparecer" la fecha del 2015.

De esta forma se pronunciaron los parlamentarios murcianos Jaime García Legaz y Arsenio Pacheco con relación a la posibilidad de que la fecha de caducidad del trasvase pase de ser un mandato a una recomendación y se incluya en el preámbulo tras las negociaciones que PP y PSOE mantienen para presentar enmiendas conjuntas.

Jaime García Legaz, dirigente de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES) que preside José María Aznar, subrayó en declaraciones a Europa Press que su posición es la manifestada en varias ocasiones por el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, esto es, de rechazo absoluto a que un estatuto de autonomía pueda poner fin al trasvase de un río que transcurre por varias comunidades.

EN NINGÚN SITIO

"Queremos que desaparezca por completo la derogación del trasvase Tajo-Segura del Estatuto de Castilla-La Mancha y que no se entre ni en el preámbulo ni en ningún sitio", remachó García Legaz tras incidir en la "inconstitucionalidad" que a su entender supone que una reforma estatutaria fije en 2015 el fin de la infraestructura.

De hecho, a su entender "lo sensato es que el texto vuelva a las Cortes de Castilla-La Mancha", argumentando que la negociación en estos términos es "imposible". Subrayó además que la postura del PP sobre agua está clara en su programa electoral y "consensuada", en contraposición a la del PSOE.

En esta línea se expresó Arsenio Pacheco, quien junto a Alberto Garre rompió la disciplina de voto para votar en contra de la tramitación del texto en el Congreso. "En estos términos el Estatuto es innegociable y sólo queda que vuelva a las Cortes de Castilla-La Mancha", sentenció.

Pacheco hizo hincapié en las necesidades de agua de la Comunidad de Murcia y de la importancia de esta infraestructura para la economía y la vertebración social de la región, subrayando que no se trata de ir "contra los castellano-manchegos" sino en defensa de los intereses de los murcianos.