ETA.- El coche de Atxondo es propiedad de Asier Larrinaga, buscado por su relación con los dos hallazgos de explosivos

Actualizado 05/01/2007 15:54:05 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El turismo de la marca Rover que halló ayer jueves la Ertzaintza en Atxondo (Vizcaya) es propiedad de Asier Larrinaga, uno de los huidos por su relación con la organización terrorista ETA y en concreto por su vinculación con los dos hallazgos de explosivos en Vizcaya de las últimas semanas, el de Amorebieta del 23 de diciembre y el de ayer mismo a 100 metros del citado coche, informaron a Europa Press fuentes próximas a la investigación.

Larrinaga era propietario del vehículo aunque los papeles del mismo aún figuran a nombre de un familiar fallecido, quien se lo había regalado. Este dato hace concluir a los investigadores que el vehículo en ningún caso iba a ser utilizado como coche-bomba sino que fue utilizado como transporte del explosivo.

Los investigadores barajan que, además de él, el 'comando' responsable del zulo de Amorebieta y de los 100 kilos de explosivos hallados ayer por la Ertzaintza estuviera compuesto por dos o tres personas más. Probablemente, todos ellos fueran miembros 'legales' de la banda, caso de Larrinaga, que no tenía antecedentes judiciales ni policiales.

La Ertzaintza encontró ayer la bomba dentro de un bidón que estaba cerca del coche de Larrinaga que habría sido utilizado, y posteriormente abandonado, por los miembros del comando de ETA que construyeron el zulo descubierto el mes pasado en la cercana localidad de Amorebieta.

El automóvil, un Rover, se encontraba estacionado en el aparcamiento del municipio vizcaíno, lejos del casco urbano. Este área suele ser muy transitada por patrullas de la Ertzaintza, ya que suelen registrarse accidentes de montañeros. Los aficionados al monte suelen aparcar sus vehículos en el párking en el que se halló el coche.

A última hora de la mañana de ayer, agentes de la Ertzaintza inspeccionaron un turismo que había despertado las sospechas de los habituales de la zona, ya que llevaba tiempo estacionado en el mismo lugar. Al analizar el interior del vehículo, los agentes detectaron diversas manchas de una sustancia que los análisis posteriores identificaron como un componente químico utilizado en la fabricación de explosivos. En el maletero del vehículo se encontraron también unas placas de matrícula falsificadas.

Este coche habría sido usado por los terroristas que construyeron el zulo de Amorebieta que fue descubierto el pasado 23 de diciembre, el mismo día en que la familia de Larrinaga le echó en falta. El artefacto, de unos 100 kilos -en su mayor parte amonal, reforzado con otras sustancias-, se encontraba dentro de un bidón situado a unos cien metros del coche y esta preparado para ser utilizado de forma inmediata ya que sólo faltaba añadirle un sistema detonador.

POSIBLE METRALLA.

Además, dentro del maletero del vehículo, la Ertzaintza también encontró diversos objetos, incluyendo numerosas piedras de pequeño tamaño, que, al parecer, habían sido preparadas para ser utilizadas como metralla para el artefacto.

Sin embargo, expertos en desactivación de explosivos consultados por Europa Press mostraron su extrañeza por la utilización de piedras como metralla por parte de ETA. En primer lugar, explicaron que la banda terrorista no había seguido nunca antes este método y añadieron que la metralla compuesta por tornillos y otras piezas de metal son fáciles de adquirir y además es mucho más "efectiva" para el objetivo criminal de los terroristas.