Actualizado 31/05/2007 17:52 CET

ETA.-El fiscal pide al juez Grande-Marlaska que no reabra la causa contra Otegi por el homenaje en 2003 al etarra Otazua

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de la Audiencia Nacional emitió hoy un informe contrario a la reapertura de la causa por enaltecimiento del terrorismo contra el líder de Batasuna Arnaldo Otegi por su participación en el homenaje dispensado en 2003 al etarra fallecido Arkaitz Otazua. El caso fue sobreseído provisionalmente el pasado 14 de marzo por el juez Fernando Grande-Marlaska por falta de pruebas, si bien la recepción posterior en el Juzgado de una grabación televisiva con la participación del Otegi en el acto planteó la posibilidad de que el magistrado pudiera reconsiderar su decisión.

Fuentes jurídicas informaron hoy que, una vez conocida la postura de la Fiscalía al respecto, el juez podría resolver mañana si finalmente prosigue su investigación contra Otegi por estos hechos o archiva definitivamente sus actuaciones. En su resolución, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 deberá decidir también si admite la personación en estas diligencias del Foro de Ermua como acusación popular, única vía para que el procedimiento siguiera su curso tras la renuncia de la Fiscalía a seguir investigando los hechos.

Hace unas semanas, Grande-Marlaska visiónó en su despacho el contenido de la cinta enviada por la cadena de televisión Antena 3 en presencia del fiscal adscrito al caso y de la abogada de Otegi, tras lo cual pidió a las partes que informaran si el nuevo indicio justificaba una reapertura del procedimiento contra el líder de Batasuna.

El vídeo corresponde al homenaje dispensado el 20 de septiembre de 2003 en Bilbao al mencionado etarra, que había fallecido cuatro días antes en un tiroteo con la Ertzaintza en Puerto de Herrera (Álava).

Grande-Marlaska solicitó a la televisión privada una copia de las imágenes que emitió sobre el homenaje a Otazua a través de una providencia hecha pública el 12 de abril, de forma previa "a pronunciarse sobre la reapertura del procedimiento". En ella, pidió a Antena 3 que "a la mayor brevedad" le enviara una "copia fidedigna" de las imágenes para proceder al visionado de las mismas.

En coincidencia con el criterio ya expresado en su día por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 sobreseyó provisionalmente la causa apreciando que, "aún existiendo una duda razonable" sobre las expresiones proferidas por Otegi al concluir la manifestación-homenaje celebrada el 20 de septiembre de 2003 en Bilbao (Vizcaya), "no constaba grabación cierta por cualquier medio de reproducción técnica", una circunstancia que determina el archivo de la causa.

Según el juez, de las investigaciones iniciadas a raíz de una denuncia interpuesta en su día por la Policía Autónoma Vasca sólo podía deducirse que la perpetración de un delito de enaltecimiento del terrorismo por parte de Otegi y el resto de inculpados no resultaba "debidamente justificada", lo que dio lugar al sobreseimiento provisional de las actuaciones. La posición de la Fiscalía obligaba al archivo, puesto que en ese momento no existía ninguna acusación particular ni popular personada que pueda solicitar una revisión de la decisión del juez Grande-Marlaska.

Además de Otegi, otras 22 personas se encontraban imputadas en las actuaciones, entre ellas los dirigentes de Batasuna Pernando Barrena, Juan Cruz Aldasoro y Joseba Permach, el secretario general del sindicato LAB Rafael Díez Usabiaga y las abogadas Ione Goireizelaia y Arantza Zulueta.

La marcha ilegal tuvo lugar el 20 de septiembre de 2003 en Bilbao bajo el lema "No apartheid. Autodeterminazioa" y tras la misma se ofreció una ofrenda floral al etarra fallecido entre gritos de "Gora ETA" y "Arkaitz gudari". Los hechos merecieron la interposición de una querella contra los participantes en la marcha por parte de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), debido a que varios de los querellados disponían de fuero por ser parlamentarios vascos. Tras perder esta condición, la causa fue remitida a la Audiencia Nacional.

Otegi aún tiene pendiente en esta sede judicial una querella por enaltecimiento del terrorismo que tramita el juez Fernando Andreu, por el homenaje dispensado en julio de 2005 al preso etarra que más tiempo lleva en prisión, José María Sagarduy, celebrado en Amorebieta (Vizcaya) en julio de 2005. La instrucción de esta causa, en la que también está imputada Goirizelaia, se encuentra pendiente de la remisión al juez central de Instrucción número 4 de unos informes policiales complementarios que fueron solicitados por la Fiscalía sobre el desarrollo del acto.

El líder de Batasuna fue absuelto el pasado 21 de marzo de otro delito de enaltecimiento por el homenaje dispensado a la etarra Olaia Castresana, que falleció en 2001 al hacer explosión el artefacto que manipulaba en Torrevieja (Alicante). En este caso, el fiscal Fernando Burgos retiró la acusación en el trámite de conclusiones definitivas del juicio, que se celebró después de que Otegi fuese detenido y trasladado a la fuerza a la Audiencia Nacional por no comparecer de forma voluntaria en la vista. La decisión de Grande-Marlaska sobre el homenaje a Otazua fue tomada dos días después del juicio a Otegi.