Euforia moderada entre los dirigentes y seguidores de Vox que han vivido el recuento electoral junto a Abascal

Elecciones generales 28A 2019. VOX celebra sus resultados en la Plaza Plaza Margaret Thatcher de Madrid
Ricardo Rubio - Europa Press
Actualizado 29/04/2019 0:13:41 CET

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los dirigentes y seguidores de Vox que han vivido esta noche electoral en el hotel elegido como bastión del partido han recibido con sentimientos encontrados el resultado de 24 escaños y la entrada al Congreso como quinta fuerza política. Califican de "histórica" su progresión en tan solo tres años, pero reconocen quedarse lejos de las expectativas y, sobre todo, lamentan las opciones que tiene a la reelección el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

Vox llegaba a este domingo en pleno 'subidón' a la jornada de votación después de protagonizar la última semana de campaña con mítines multitudinarios, logrando reunir a 4.000 personas en Sevilla, más de 5.000 en Valencia y llenar la plaza de Colón de Madrid con más de 20.000 seguidores, según datos de los organizadores.

Para lo que vaticinaban como una fiesta habían organizado un escenario en la plaza Margaret Tatcher de Madrid, aledaña a su emblemática plaza de Colón, junto al hotel Meliá Fénix donde la dirección del partido esperaba el escrutinio. Allí se han ido congregando los seguidores del partido desde primera hora de la tarde animados por música y grandes pantallas.

Mientras, el 'núcleo duro' de la formación esperaba en el interior del hotel: Abascal y su equipo más cercano en una habitación de la séptima planta y el resto de la dirección en una sala habilitada con sillas y una gran pantalla, al lado del lugar en el que trabajaba la prensa.

Después de los primeros sondeos y a medida que han ido conociéndose los resultados, las puertas de esa sala se han cerrado herméticamente y los pasillos se han quedado vacíos de dirigentes del partido, que seguían expectantes el recuento "decepcionados" por los 20 escaños que pronosticaban los primeros datos.

Un joven trabajador del partido reconocía que les costaba entender este resultado después del amplio apoyo ciudadano obtenido durante la campaña electoral. El partido tenía la esperanza de que el número de asistentes a sus mítines se multiplicara por votos en las urnas.

Los seguidores de la plaza Margaret Tatcher también vivían los resultados con ese doble sentimiento. Estaban contentos de poder llevar su discurso al Parlamento pero reconocían que anhelaban ser llave para la formación de Gobierno y poder así imponer su discurso.

Abascal ha sido el encargado de levantar el ánimo de los suyos con una intervención en la que les ha garantizado que los 24 diputados de Vox que estrenarán escaño en el Congreso no defraudarán a sus votantes. "Esto es solo el inicio", ha garantizado con duros mensajes tanto a PP como PSOE.

Contador