5 de abril de 2020
 
Actualizado 14/11/2008 15:29:21 +00:00 CET

Una experta pide mayor coordinación entre administraciones para optimizar la eficiencia de las ayudas al desarrollo

Según Iliana Olivié la política comercial europea perjudica "sinergias positivas" entre España y países subdesarrollados

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La investigadora del área de cooperación del Real Instituto Elcano Iliana Olivié subrayó hoy que el "desentendimiento" entre las administraciones que participan en la ayuda a países subdesarrollados supone una traba para la coherencia y la eficiencia de las políticas de cooperación.

Según Olivié, es necesario que exista "coherencia" entre las políticas dirigidas directa, o indirectamente, al desarrollo de los países pobres. "Uno de los grandes problemas es la falta de visión integral de la acción exterior con países en vías de desarrollo", afirmó la autora del libro '¿Somos coherentes? España como agente de desarrollo internacional'.

Este libro, editado por el Real instituto Elcano, analiza el comercio, las remesas, la inversión directa extranjera y la deuda externa de España con Ecuador, Argelia, Senegal y Vietnam; cuatro países en los que "los grupos de ayuda" son cuantitativamente inferiores, "o muy sensiblemente inferiores", a las áreas económicas antes citadas.

En concreto, y refiriéndose a la inversión extranjera directa, Olivié afirmó que existen herramientas de promoción e internacionalización de empresas españolas que se encuentran articuladas desde organismos que no tiene relación directa entre ellos. Este hecho incide negativamente en la optimización de los efectos positivos que la inversión directa genera en los países en los que se implantan las empresas. "No estaría claro que todas las patas de la administración española tuvieran un objetivo compartido", afirmó.

En este sentido, Olivié también habló de la actividad de las comunidades autónomas en las políticas de desarrollo, algo que diferencia la cooperación española de la de otros países. El "enorme peso" de la cooperación articulada desde las diferentes regiones contribuye, según Olivié a la "confusión" entre administraciones.

Por otra parte, el libro concluye que las dificultades de acceso de empresas españolas en otros países, impuestas por la política comercial europea, incide en muchas ocasiones negativamente en una "sinergia" que resultaría positiva tanto para los intereses españoles como para los de los países extranjeros.

ESPAÑA EN LA 2º POSICIÓN EN LA MEJORA DE SU COMPROMISO

La experta en cooperación hizo referencia, además, al Plan Director y los países prioritarios para la cooperación española, y afirmó que si bien es cierto que el elevado número de países que reciben ayuda puede disminuir la eficacia de ésta, existen ciertos países en los que los avances conseguidos en años anteriores hacen necesario una continuación de las ayudas.

De otro lado, David Rodman, investigador del centro de desarrollo global de Washington, y responsable del índice de compromiso para el desarrollo elaborado por esta institución, afirmó que España se encuentra en la duodécima posición entre 22 países utilizados para elaborar este índice.

Sin embargo, y desde 2003, España se posiciona en segundo lugar en mejora de su compromiso con los países subdesarrollados, teniendo en cuenta factores como ayudas, tratados, inversiones, inmigración o seguridad. Además, este índice de compromiso posiciona a España en cuarta posición en compromiso con la migración.