Exteriores desaconsejó una reunión parlamentaria sobre el Sáhara porque se estaba preparando la reunión de Ginebra

Josep Borrell asiste a la entrega del IV Premio Internacional Humanismo Solidari
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 19/12/2018 10:31:41CET

Podemos acusa a Borrell de violentar la separación de poderes y el ministro dice que solo opinó porque se le pidió

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha afirmado este miércoles que su departamento opinó el pasado noviembre que "no era aconsejable" que el Congreso acogiese una reunión sobre el Sáhara Occidental porque se estaba preparando en Ginebra la primera reunión en mucho tiempo entre Marruecos y el Frente Polisario.

Así lo ha afirmado en el Pleno del Congreso en respuesta a una pregunta del diputado de Unidos Podemos Sergio Pascual, que le ha acusado de "violentar la separación de poderes".

Borrell, que ha aprovechado para decir que la reunión de Ginebra bajo los auspicios de la ONU fue "muy bien", ha negado la acusación y le ha dicho al diputado que estaba "tergiversando hasta el extremo del ridículo". Además, ha puntualizado que la decisión de no permitir la reunión la tomó la Mesa de la Cámara.

El ministro ha alegado que su Departamento no adoptó ninguna iniciativa ni a favor ni en contra de la reunión, sino que respondió a una demanda de los servicios jurídicos del Congreso que le pidieron su parecer sobre "posibles efectos en la política exterior".

También ha afirmado que no emitió un informe por escrito, aunque luego ha precisado que su respuesta a los servicios jurídicos de la Cámara fue un correo electrónico diciendo "lacónicamente" que su parecer era "más bien desfavorable por consideraciones que no se especificaban".

Pascual, tras afear a Borrell que considere que un correo electrónico no es un escrito, le ha acusado de "violentar la separación de poderes" y el artículo 71 de la Constitución, que permite a los diputados "hablar de temas que no le gusten al Gobierno".

A su modo de ver, si el Ministerio hubiese remitido tal comunicación al Consejo General del Poder Judicial "estaría en todas las portadas".

Además, ha acusado a Borrell de actuar en favor de una "potencia extranjera", Marruecos, por la que, según ha dicho, hace lobby en Bruselas". De hecho, le ha avisado de que si el Tribunal de Justicia de la UE anula el nuevo acuerdo pesquero por incluir los recursos del Sáhara Occidental "lo pagarán los pescadores".

PODEMOS HABLA DE "IRSE A LA CAMA CON EL DIABLO MARROQUÍ"

Pascual ha recalcado que en el Sáhara "sé conculcan los derechos humanos" y ha traído a colación una sentencia del juez Pablo Ruz que habla de "genocidio". Y, como el ministro ha reconocido en otras ocasiones que en Exteriores a veces hay que "acostarse con el diablo", le ha preguntado "cuántos principios de la democracia española está dispuesto a pisotear para irse a la cama con el diablo marroquí".

Borrell, en su respuesta, le ha instado a no sacar "las cosas de quicio" y ha dicho no saber en qué ha podido vulnerar la separación de poderes, porque no adoptó ninguna iniciativa, sino que solo respondió a una demanda de opinión de los servicios jurídicos de la Cámara.

Contador