Actualizado 22/12/2007 20:19 CET

Feijoó critica la "política del conejo y las propinas" del PSOE y defiende la bajada de impuestos propuesta por Rajoy

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, criticó hoy las medidas económicas llevadas a cabo por el PSOE en la última legislatura al declarar que la política "del conejo y las propinas" es menos "beneficiosa" que la propuesta de bajar los impuestos planteada por el líder del PP, Mariano Rajoy, para los próximas elecciones.

Núñez Feijóo se posicionó en estos términos durante su comparecencia ante los medios en la Feria del Pan de Cea, celebrada hoy en esta localidad ourensana, y denunció que España está atravesando el período de mayor inflación "desde que comenzó el siglo XXI", mientras que en Galicia los precios "sube por encima de la media española" y los salarios de los gallegos se sitúan como los segundos más bajos de España.

En este contexto, Feijóo puntualizó que las medidas económicas que propone Rajoy son "más beneficiosas" que tener que "salvar la economía doméstica" comiendo "conejo como única opción" o "sostenerse en las propinas a los camareros". Como aclaró, la supresión del IRPF para las rentas menores de 16.000 euros -propuesta por el PP- "beneficiaría" al "60 por ciento de los gallegos".

Como consecuencia, Feijóo aseguró que era "responsabilidad" de las fuerzas políticas "frenar" la subida que los precios experimentaron y buscar "soluciones" mientras tanto para que los gallegos puedan "hacer frente" a la actual inflación interanual, que se sitúan en un 4,1 por ciento.

Con respecto a la subida del IPC, el líder del PP gallego declaró que productos básicos como el pan (21 por ciento) y la leche (34 por ciento) "dispararon" su precio en los últimos dos años y recordó que el gobierno de los populares situaron la inflación en unos porcentajes próximos a la mitad de los actuales índices, en un 2,2 por ciento.

Por ello, y ante la subida de precios de los productos básicos, Feijóo se comprometió a "hacer todo lo posible" para que el pan de Cea continúe siendo un alimento de "lujo gastronómico" y no un producto de "lujo económico" tanto para los panaderos, que hacen frente a la subida del precio de la harina, como para los consumidores.