Actualizado 12/04/2007 21:55 CET

El fiscal pide a Garzón que procese y ordene el ingreso en prisión de Mikel Otegi por el asesinato de dos ertzainas

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El fiscal de la Audiencia Nacional Carlos Bautista ha pedido al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón, que procese y ordene el ingreso en prisión de Mikel Otegi, por el asesinato en 1995 de dos ertzainas en la localidad guipuzcoana de Itsasondo.

Un jurado popular de San Sebastián le absolvió de estos hechos en 1997 pero, tras el recurso presentado por la Fiscalía de San Sebastián, el Supremo ordenó repetir la vista oral, lo que fue confirmado por el Tribunal Constitucional.

Tras ello, la Audiencia Provincial de Guipúzcoa se inhibió a favor de la Audiencia Nacional para juzgar de nuevo a Otegi, a quien se acusaba de asesinar a tiros a los ertzainas José Luis González e Iñaki Mendiluze.

La vista oral no pudo celebrarse entonces, ya que el acusado huyó a Francia tras ser absuelto. Sin embargo, la policía francesa le detuvo el 22 de febrero de 2003.

En su escrito, el fiscal Bautista solicita la reapertura del procedimiento contra Otegi, encarcelado actualmente en Francia, por los delitos de asesinato, atentado y favorecimiento de la actividad terrorista, al apreciar indicios de su autoría en el asesinato de los agentes.

El fiscal se refiere para justificar su procesamiento e ingreso en prisión tanto a las declaraciones prestadas por Otegi tras ser detenido en Francia como a las testificales de los testigos, agentes de la autoridad y particulares.

VINCULACIÓN A ETA

El representante del Ministerio Fiscal cita un informe pericial de la Guardia Civil sobre la implicación de Otegi en el entorno de ETA dentro de la organización juvenil Jarrai, declarada organización terrorista por el Tribunal Supremo. Del escrito se desprende que Otegi era una persona "profundamente vinculada a movimientos" cercanos a los fines y objetivos de la banda terrorista.

Según el informe, Otegi frecuentaba la Casa de la Juventud de Itsasondo, uno de los locales en los que en la década de los 90 se reunían jóvenes simpatizantes de ETA.

Este tipo de locales se convirtieron en centro de adoctrinamiento y lugar de citas entre miembros de la organización terroristas, tal y como se puso de manifiesto en la documentación incautada en Francia tras la desarticulación en enero de 2003 del aparato logístico de la banda, así como en la documentación intervenida en diciembre de 2002 en la localidad francesa de Tarbes, tras la detención de Ibón Fernández Iradi, "Susper".

En el informe se detalla también la relación de Otegi, que realizó visitas periódicas a presos de ETA en varias prisiones españolas, con grupos y organizaciones cercanas a la organización terrorista, ya que utilizó "la insumisión" como forma de desobediencia civil al servicio de objetivos y fines de ETA.

También recoge la integración del acusado en Jarrai y su participación en diversas algaradas y disturbios callejeros. En relación con estos hechos, Otegi fue detenido en diversas ocasiones, entre ellas por agredir a un ertzaina en Beasain (Guipúzcoa) y por intentar impedir la detención de otro joven por su participación en incidentes callejeros.

Por ello, el fiscal pide en el escrito que se oficie a la Ertzaintza con el objeto de que elabore un informe, en el que se detallen los ataques de ETA a miembros de la Policía Autónoma Vasca.