El Gobierno no descarta que la eliminación de los aforamientos pueda afectar a Pablo Casado en el caso Máster

Intervención de Pedro Sánchez en el acto Avanzamos en Casa de América en Madrid
Oscar del Pozo - Europa Press
Actualizado 17/09/2018 14:47:09 CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

¿Qué es un aforado y cuántos hay en España?

El Gobierno no descarta que su propuesta para eliminar los aforamientos de diputados y senadores a través de una reforma exprés de la Constitución pueda afectar al presidente del PP, Pablo Casado, con un máster bajo sospecha pendiente de que el Tribunal Supremo decida si procede o no investigarle por presuntos delitos de cohecho y prevaricación administrativa.

En un acto para reivindicar los 100 cien días del Gobierno, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha anunciado que propondrá a las Cortes una reforma exprés de la Constitución -que podría llevarse a cabo en 60 días desde el inicio de su trámite parlamentario-- para terminar con los aforamientos con el objetivo de que la ciudadanía vuelva a confiar en los políticos.

En conversación informal con la prensa al terminar el acto, la vicepresidenta, Carmen Calvo, explicaba que la reforma que presentarán afectaría sólo a los cargos públicos electos, que perderían el aforamiento sólo para aquellas actuaciones que no guarden relación con el ejercicio de su cargo. Para aquellas actividades vinculadas a su función de representantes públicos, mantendrían el aforamiento.

Es decir, el Ejecutivo no está pensando en eliminar el aforamiento que actualmente disfrutan los miembros de la Familia Real -al margen del Rey cuya figura es inviolable-- ni el que tienen los magistrados, sino que se limitaría a afectar a diputados y senadores. El artículo 71 de la Constitución especifica que en las causas contra ellos, el órgano competente es la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo y esto es lo que el Ejecutivo quiere modificar.

Varios miembros del Gobierno apuntan que los términos concretos de la reforma habrán de pactarse con las fuerzas políticas, dado que la reforma requiere para su aprobación el apoyo de tres quintos de cada una de las Cámaras. Si no hubiera acuerdo entre ambas, se buscará mediante la creación de una Comisión de composición paritaria de diputados y senadores, que presentaría un texto para que lo votara Congreso y Senado. Si tampoco así se consiguiera el consenso, el Congreso podrá aprobar la reforma por mayoría de dos tercios, pero siempre y cuando tenga el apoyo previo de la mayoría absoluta del Senado.

Es decir, que para llevar a cabo la reforma que propone Sánchez se precisa sí o sí el respaldo del PP, por eso en el equipo más próximo del presidente en La Moncloa hay quien apunta que quizás fuera necesario aclarar en una disposición transitoria si la eliminación del aforamiento de diputados y senadores afectaría también a quienes, como en el caso de Casado, tienen una causa abierta en el Supremo.

La semana pasada, la 'número dos' del PSOE, Adriana Lastra, arremetió con dureza contra Casado asegurando que, de no ser aforado, estaría ya imputado por la jueza de Madrid que investiga la supuesta trama urdida en el ya desaparecido Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos que elegía a alumnos VIP, muchos de ellos políticos, para prácticamente regalarles títulos de máster sin que tuvieran que hacer grandes esfuerzos con el objetivo de dar prestigio a esos posgrados y garantizar su supervivencia.