El Gobierno propone que los electores en el extranjero puedan escribir su voto en una papeleta

Voto, urna, elecciones
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 30/10/2018 17:13:36CET

Plantea eliminar el voto rogado, aumentar los plazos para votar, agilizar los trámites y garantizar la gratuidad

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pedro Sánchez ha trasladado este martes al Congreso un informe con sus sugerencias para acabar con el voto rogado que se exige a los españoles residentes en el extranjero y, entre otras cuestiones, plantea que éstos puedan escribir su voto en una papeleta en blanco.

Así lo ha señalado el portavoz del PSOE en la subcomisión del Congreso que estudia una posible reforma de la Ley Electoral, Gregorio Cámara, tras exponer al resto de portavoces el informe que ha elaborado junto a diferentes técnicos de los Ministerios de Exteriores, Interior y Trabajo y Migraciones, así como de la Oficina del Censo Electoral.

En concreto, el informe, que se ha redactado en un mes, parte de la eliminación del ruego del voto, un sistema que, desde 2011, obliga a los electores en el exterior a solicitar previamente el voto en cada convocatoria de generales, autonómicas y europeas, lo que ha hecho caer en picado la participación de los inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA) en las últimas citas electorales.

GANAN 17 DÍAS

En concreto, el Gobierno y el PSOE establecen que los españoles residentes en el extranjero reciban toda la documentación electoral "con tiempo suficiente" para poder votar --en concreto Cámara cree que se pueden ganar "17 días"--, y que se les adelante una papeleta en blanco donde podrán escribir su opción política.

Los electores tendrán que esperar a conocer todas las candidaturas, que se les facilitará a través la página web del Ministerio de Exteriores, vía telefónica o a través de la oficina consular correspondiente, antes de poder emitir su voto.

Los electores tendrán dos opciones, como hasta ahora, para poder votar: bien acudir presencialmente al Consulado, para lo cual tendrán cuatro días en lugar de dos como actualmente, o hacerlo por correo ordinario, sin la exigencia de que sea certificado, garantizando así "la gratuidad absoluta" del voto. En ambos casos, se certificará la emisión del voto con un sello.

"SIN MERMA DE NINGUNA GARANTÍA"

"Garantizamos el ejercicio del derecho de voto con mayor amplitud de plazos, eliminamos el voto rogado y garantizamos la gratuidad de la emisión de voto", y todo "sin merma de ninguna garantía", según ha resumido el diputado socialista.

Y es que el portavoz socialista no cree que escribir a mano el voto en una papeleta en blanco provoque problemas más allá de los votos nulos que puedan registrarse en el recuento de los votos emitidos en España.

Además, Cámara apunta que el elector deberá "esforzarse" por hacerlo "bien" después de todas las instrucciones que recibirá a través de distintas vías. En este punto, ha recordado que este sistema de votación no es nuevo sino que ya se aplica con los electores españoles residentes temporalmente en el extranjero (ERTA).

BUENA ACOGIDA GENERAL

Además, la propuesta redactada por el Ejecutivo y el PSOE establece que la ley habilite al Gobierno a modificar, en colaboración con la Junta Electoral Central (JEC), un procedimiento exclusivo en aquellos países donde no sea posible seguir el procedimiento general establecido.

El informe que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, se comprometió hace mas un mes a remitir al Congreso deberá ahora ser analizado por los distintos grupos parlamentarios aunque, de entrada, según ha indicado Cámara, ha tenido buena acogida. No obstante, no ha puesto fecha a una próxima reunión de la subcomisión,

El socialista desconoce si estos cambios, en caso de ser aprobados, podrán estar listos para las elecciones europeas y autonómicas de la próxima primavera --como así sugirió el presidente Pedro Sánchez--, pero cree que si así se quisiera, la reforma electoral en este aspecto debería estar concluida, como muy tarde, en enero.