El Gobierno quiere que la UE ayude a restablecer el diálogo político en Venezuela

Sesión de control al Gobierno en el Congreso
Oscar del Pozo - Europa Press
Publicado 11/10/2018 19:22:57CET

El secretario de Estado para Iberoamérica ha viajado a Caracas para mantener contactos con Gobierno y oposición

MADRID/BRUSELAS, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español quiere que la Unión Europea contribuya a restablecer el diálogo entre el Ejecutivo y la oposición en Venezuela, partiendo de la base de que la única solución posible debe ser una solución dialogada, pacífica y democrática, han informado fuentes diplomáticas.

Así lo planteará el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, a sus colegas europeos en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE que se celebrará el lunes en Luxemburgo. La situación de Venezuela se ha incluido en el orden del día a petición española, y se tratará en el almuerzo, un formato que permite un diálogo más libre y sin aprobar conclusiones escritas.

De lo que se trata es de que la UE inicie una reflexión sobre cómo relanzar un diálogo que desde marzo está totalmente roto. "No es mediación. Es una facilitación", señalan fuentes diplomáticas europeas. Para ello podría contarse con actores regionales o internacionales.

CAMBIO DE TONO DE ESPAÑA

Por lo pronto, el Gobierno español cree que no es momento de aprobar nuevas sanciones contra dirigentes del país --las últimas se aprobaron en junio, con el Ejecutivo socialista recién llegado--. De hecho, en Bruselas aprecian un cambio de tono del nuevo Gobierno español, después que el de Rajoy liderase los esfuerzos para imponer las sanciones.

Fuentes españolas admiten que algunos países europeos son escépticos sobre la posibilidad de reanudar el diálogo, pero el Gobierno tampoco es ingenuo y sabe que será muy complicado.

"Venezuela no es un país fácil de ayudar. Los que tienen algo de autoridad no están interesados especialmente en discutirlo y los que quieren discutirlo no tienen autoridad", mientras que "la oposición tiene una gran capacidad de dividirse", ha explicado un alto diplomático de la UE, para exponer la dificultad de la situación.

Para tantear el terreno, esta semana ha viajado al país el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, que está manteniendo reuniones con el Gobierno, los opositores que están dentro del país y las empresas españolas con intereses en Venezuela. Hace dos semanas, durante la Asamblea General de la ONU, se reunió también con otros sectores de la oposición, que está muy dividida.

Desde que tomó posesión, Borrell se ha reunido en dos ocasiones con su colega venezolano, Jorge Arreaza, y el Gobierno español ya ha dejado ver en varias ocasiones su apuesta por retomar el diálogo y su poco entusiasmo por las sanciones.

Sin embargo, la situación se ha agravado aún más esta semana con la muerte del concejal opositor Fernando Albán, que cayó del décimo piso de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) mientras estaba detenido.

Así, mientras De Laiglesia viajaba a Caracas, Borrell convocaba personalmente al embajador venezolano en Madrid, Mario Isea, para reclamar una investigación independiente de la muerte de Albán. "El Gobierno venezolano tiene que dar explicaciones al mundo como tendría que hacer cualquier país ante un acontecimiento así, normalmente la gente no se tira por la ventana", ha dicho este jueves en rueda de prensa junto a su colega portugués, Aloysio Nunes.

CRISIS HUMANITARIA

El Gobierno español también pondrá sobre la mesa de los Veintiocho la necesidad de hacer frente a la crisis humanitaria que vive el país y la huida de cientos de miles a países vecinos.

Sin embargo, fuentes europeas también avisan de las dificultades en este punto, porque el Gobierno de Nicolás Maduro no reconoce que haya una situación de crisis humanitaria y solo quiere aceptar la ayuda europea que pase por su Ejecutivo. "No vamos a hacerlo para que el Gobierno controle la distribución, para fortalecer los instrumentos políticos del Gobierno, eso no lo vamos a hacer", ha dicho a Europa Press un diplomático europeo.

Contador