Actualizado 30/06/2007 19:53 CET

La Guardia Civil continúa investigando el incendio provocado en Las Rozas con sus ocupantes en el interior

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Las Rozas continúa investigando el caso de Manuela Rodríguez, la mujer de 52 años que fue encontrada ayer por un vecino maniatada y amordazada en un sillón mientras ardía su vivienda. Manuela y su marido, que viven en el bloque desde hace 20 años junto a dos de sus hijos, han sufrido tres ataques parecidos en los últimos siete meses.

Los vecinos de la familia aseguran tener "miedo" porque los ataques comenzaron en noviembre y se han producido a distintas horas del día. "No tienen hora de atacar, la otra vez fue de madrugada. No sabemos quiénes pueden ser y ella (Manuela Rodríguez) dice que no sospecha de nadie en concreto", señalan.

En declaraciones a Europa Press, los vecinos del bloque, situado en el número 32 de la Avenida de la Constitución del municipio, explicaron que el suceso "no es extraño" porque "no es la primera vez que le atacan a ella y a su familia". "No sabemos qué tienen contra ellos. La primera vez, les rompieron un cristal de la cocina y les metieron un líquido inflamable que provocó un incendio. Después, les quemaron el felpudo a ellos y a la vecina de la puerta de al lado, para quemar la puerta", indicaron.

Los agentes de la Guardia Civil mantienen varias líneas de investigación abiertas, informaron a Europa Press fuentes policiales.