Actualizado 27/06/2007 16:37 CET

Herrera dice que en la aprobación del Estatuto no pueden influir acuerdos para "desandar" el marco de 1983

VALLADOLID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PP a la presidencia de la Junta, Juan Vicente Herrera, advirtió hoy de que en la aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía en el Congreso de los Diputados no pueden influir iniciativas o acuerdos que pretendan "desandar" el camino iniciado en 1983 por castellanos y leoneses, cuando se ratificó el primer texto autonómico, ni tampoco las circunstancias inmediatas del escenario nacional.

Herrera aseguró, en su discurso de investidura para un tercer mandato, que la primera gran prioridad "para todos" en esta legislatura es la de impulsar que el texto de reforma se apruebe tal y como llegó a la Cámara alta y sin recortes sobre una de las competencias de mayor calado como es la gestión de la Cuenca del Duero.

"Debemos afirmar nuestra inequívoca voluntad de que esto sea efectivamente así", recalcó, pero alertó de circunstancias en el presente más inmediato, en referencia a pactos de gobierno en otras comunidades, o a la influencia de otras iniciativas.

Con esto último, aunque sin citación expresa, se refirió al acuerdo entre PSOE y UPL en el Ayuntamiento de León en el que se recoge el reconocimiento de la autonomía leonesa, propuesta que afirmó que "nunca" podrán compartir aunque sí expresó el respeto a las minorías que lo apoyan.

Por tanto, el desarrollo del contenido del Estatuto de Autonomía será otra de las prioridades de la agenda de los próximos cuatro años y, desde el consenso político y social, reiteró la petición de la gestión de la Cuenca del Duero así como los nuevos derechos sociales recogidos en la carta magna regional.

"Vamos a ser especialmente exigentes" con la reclamación de la competencia sobre la Cuenca del Duero, reafirmó el presidente, que insistió en que se trata de una seña de identidad de Castilla y León y añadió que existen razones para mantener una posición de firmeza.

Herrera realizó esta advertencia desde una posición "leal" con el Gobierno de la Nación y constitucional así como desde la defensa conocida del autonomismo útil, integrador y cooperativo.

Con la presencia del delegado del Gobierno, Miguel Alejo, en la tribuna de invitados, el candidato popular reiteró la oferta de colaboración y diálogo con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, pero "sin abandonar nunca la firme defensa de todos los asuntos de interés para la Comunidad".

En este escenario fijó la posición de Castilla y León ante un posible acuerdo para la revisión del actual modelo de financiación autonómica, al que sólo dará su apoyo si garantiza la suficiencia, es solidario y nace con el consenso de todas las comunidades.

Bajo estas premisas, reiteró el mayor coste de los servicios en el medio rural que en el urbano, la extensión territorial como criterio para las inversiones estatales, la superficie forestal y la dispersión y baja población.

Por último, subrayó la atención que dirigirá la Junta a la distribución del Fondo Nacional para el Desarrollo Rural después de "la drástica reducción" de fondos europeos para la Comunidad Autónoma.