Uno de los imputados en el tiroteo de la Semana Negra de Gijón asegura que declaró "bajo coacción policial"

Actualizado 18/06/2008 20:28:31 CET

Las dos personas acusadas de realizar los disparos niegan todos los hechos que sostiene el Ministerio Fiscal

GIJÓN, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El hombre Luis Alberto F. L. acusado en el proceso por el tiroteo que se produjo en la Semana Negra de Gijón, el 15 de julio de 2006, manifestó hoy ante el juez que "siempre se llevó bien con los otros acusados" y que su declaración ante los agente de la Policía no fue válida porque "actuó bajo coacción".

"Yo tenía varias causas abiertas por delitos de robo y amenazas y la Policía me coaccionó, por eso realicé esas manifestaciones en mi primera declaración", apuntó Luis Alberto F. L., según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La vista oral comenzó hoy en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, y está prevista que se prolongue hasta el 4 de julio. Durante la sesión de hoy declararon los acusados, Alberto G. R.; Salustiano G. R.; Luis Alberto F. L. y Salustiano G. L.

El acusado Luis Alberto G. L., manifestó que en aquel tiempo se dedicaba a robar dinero y droga a otros drogodependientes por lo que declaró que "hay una posibilidad de que hayan sido unos camellos los que le dispararon por venganza".

Por su parte, los otros tres acusados Alberto G. R.; Salustiano G. R. y Salustiano G. L. negaron ante el juez su participación en los hechos y se declararon inocentes. Los dos primeros acusados negaron haber perseguido Luis Alberto G. L. y por ello también negaron realizar los disparos.

El juicio continuará mañana con la declaración de los agentes de la Policía que intervinieron en los hechos y que registraron los domicilios de los acusados en los que encontraron un arma de fuego, dos fundas y una revista de 'Revólveres y pistolas'.

Según el escrito del fiscal, los hechos sucedieron sobre las 2,30 horas del día 15 de julio de 2006, en el recinto de la Semana Negra de Gijón, cuando el procesado Luis Alberto F. L., en compañía del también imputado, y tío del anterior, José F. S., se dirigieron a José V. A. y le exigieron la entrega de dinero al tiempo que Luis Alberto F. le propinaba varios golpes, amenazando con sacar un arma y pegarle un tiro si no accedía a entregarle el dinero.

En esta situación, se aproximaron al grupo los también procesados Salustiano G. R.; Alberto G. R. y Salustiano G. L. quienes en común acuerdo, con ánimo de atentar contra la vida de Luis Alberto F. L, acudieron al lugar provistos de dos armas de fuego. Los procesados no lograron con este primer disparo su propósito homicida respecto al procesado Luis Alberto F. L. quien alertado, inició la huida.

Pese a ello, los hermanos Salustiano G. R. y Alberto G. R., iniciaron su persecución por el recinto ferial disparando ambas armas indiscriminadamente, y ello pese a la numerosa concurrencia de personas, "aceptando la posibilidad de causar la muerte a cualquiera de los allí presentes", realizando en esta situación hasta, al menos, siete disparos.

Como consecuencia, Luis Alberto F. L resultó con una "pequeña" quemadura superficial. Asimismo, dos de los disparos realizados por los hermanos Alberto y Salustiano G. R., impactaron en dos personas que se encontraban en las inmediaciones del lugar.

Uno de los damnificados, de 21 años de edad, resultó con lesiones consistentes en herida incisa en la cabeza con orificio de entrada y salida. Éste precisó un tratamiento quirúrgico y le quedaron como secuelas dos cicatrices de un centímetro en la región frontal.

Por su parte, la segunda persona herida, de 24 años de edad, resultó con lesiones, consistentes en fractura abierta el húmero derecho. La víctima fue sometida a tratamiento quirúrgico y como secuelas tuvo una limitación entre 10 y 15 grados de la movilidad del hombro.