26 de febrero de 2020
 
Actualizado 13/04/2007 19:40:35 CET

IU-ICV propone que la nueva ley de financiación de partidos suprima la exención del IBI a las formaciones políticas

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo parlamentario de IU-ICV en el Congreso ha presentado una enmienda a la reforma de la Ley de Financiación de Partidos Políticos, que el miércoles se discute en la Comisión Constitucional de la Cámara Baja, en la que propone suprimir la idea de eximir del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a los edificios que son propiedad de formaciones políticas.

Con esa enmienda, la coalición de izquierdas hace suya una reclamación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que protestó ante la idea de suprimir el IBI a los partidos recordando que este impuesto es una de las principales fuentes de financiación de los entes locales

Al igual que la FEMP, IU-ICV considera que "cualquier modificación del status quo de las Haciendas Locales debe ser tratada en el marco de la reforma de la ley que la regula y no mediante el recurso a leyes sectoriales ajenas a su tratamiento con carácter global". "Atendiendo a la petición de la FEMP y para recoger las diferentes sensibilidades existentes en la sociedad sobre este aspecto solicitamos la supresión de ese artículo 12 en la futura ley", señala el líder de IU, Gaspar Llamazares.

SUBVENCIONES POR VOTOS Y NO POR ESCAÑOS.

Con su segunda enmienda, IU-ICV reitera la propuesta de que las subvenciones públicas se repartan en función de los votos obtenidos en los anteriores comicios en lugar de tomar como referencia los escaños logrados. Esta idea viene siendo desechada por el PSOE y las minorías nacionalistas.

Al margen de estos dos cambios que se proponen, Llamazares mostró hoy su "satisfacción" por la redacción actual de la reforma de la Ley de Financiación de Partidos Políticos, que a su juicio establece una "mayor transparencia económica".

De las modificaciones introducidas a lo largo de las semanas de negociación, IU-ICV destaca "la limitación de la financiación privada de los partidos frente a las elevadas propuestas iniciales hechas principalmente por los partidos de la derecha, la mayor transparencia en la exigencia de información tanto a los partidos, a sus fundaciones, como a las entidades bancarias, así como que la subvención estatal refleje en mayor medida y atienda mejor a las necesidades de un sistema democrático multipartidista como es el nuestro".