Actualizado 01/07/2007 20:30 CET

IU separa la elección de su candidato al Gobierno y la de coordinador general y Llamazares apuesta por la refundación

Frutos (PCE) reclama a Llamazares que tenga "un gesto de generosidad" y no sea el próximo candidato a la Presidencia

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Político de Izquierda Unida aprobó hoy una propuesta de la Presidencia por la que se separa el proceso de elección del candidato a la Presidencia del Gobierno en las próximas generales y la elaboración del programa electoral --que tendrá lugar en una convención en otoño-- de la renovación de la dirección federal, que se producirá en la novena asamblea federal, posterior a esas elecciones generales. Votó a favor el 57,5 por ciento del Consejo y en contra, el 35,5 por ciento.

El Consejo Político se prolongó hoy durante siete horas, en las que se sucedieron alrededor de 80 intervenciones sobre los resultados de las pasadas elecciones autonómicas y municipales, propuestas políticas y asuntos internos. No faltaron voces críticas, como la del secretario general del Partido Comunista, Francisco Frutos, que reclamó que Llamazares no sea de nuevo el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno.

El coordinador general aseguró que los miembros de la coalición tienen "una dureza" que deberían ahorrarse, dijo, porque "deteriora el clima del conjunto de la organización". "Hay que recuperar el orgullo de ser de IU y para eso, hay que recuperar también la amabilidad, contraponer incluso líneas políticas sin herir ni insultar", afirmó.

El objetivo de este proceso que tendrá lugar en otoño es que IU desarrolle un debate sobre programas y candidatos a las elecciones generales que no se vea interferido por diferencias internas sobre la renovación de la dirección, que quedará para después de los comicios. Para Frutos, IU está "enfrentada, nos pongamos como nos pongamos", tiene un "pulso bajo" que no se recupera "con vitaminas voluntaristas" y necesita renovación, un proceso de conformación de nuevos equipos. Aseguró también que la coalición tiene "poca credibilidad externa" como reflejo de la "poca credibilidad interna" y que ha dejado de ser la referencia que era, dijo, para la izquierda europea.

Así, el dirigente del Partido Comunista concretó su censura en la petición a Llamazares de que no sea el próximo candidato y muestre con ello "un gesto de generosidad y de altura política". El coordinador general de IU, según Frutos, debe "reconocer objetivamente" que ha hecho "todo lo posible" pero que "no ha sido posible cambiar las cosas".

Felipe Alcaraz, presidente ejecutivo del PC, criticó por su parte la apuesta por una "agenda de izquierda" que hizo en su intervención de hoy Gaspar Llamazares ante el Consejo Político, "después de votar a favor de tres Presupuestos Generales del Estado" (Llamazares le aclaró que el año pasado IU se abstuvo). "Y hemos votado una ley de dependencia que no va a ser ni pública, ni gratuita ni universal. Y ahora se descubre el giro a la izquierda. Eso no es creíble", dijo. En cuanto a lo aprobado hoy, Alcaraz tachó de "centralista" la fórmula, "una especie de conferencia ignominiada en los estatutos, que no existe", dijo. "No es aceptable desde el punto de vista jurídico o político, pero tampoco desde el punto de vista táctico", añadió.

Voces críticas también con lo aprobado sobre el proceso de elección de candidatos porque entienden que es una fórmula para que Gaspar Llamazares tenga una lista electoral en las generales "afín a sus tesis". Así lo expresó Willy Meyer, eurodiputado, para quien se intenta "hacer trampas".

En su exposición de cierre del Consejo, Llamazares respondió que el "problema" de los críticos no es el proyecto ni las propuestas. "El problema es que lo dirija Gaspar Llamazares. Yo ya lo sabía. Hace tres años que habéis dicho que me tenía que ir con la maleta a Asturias. Ahora, desgraciadamente no vale que me vaya con la maleta, también queréis incendiar Asturias", dijo el coordinador general, en alusión también a los problemas entre el PC e IU en el Principado.

Llamazares insistió en que el proceso que hoy se ha aprobado de convención en otoño es "perfectamente estatutario", que tiene en cuenta a las federaciones de IU y que la dirección está "más interesada que nadie" en el "acuerdo interno". "Estatutos, participación y federalidad está muy claro para la dirección", insistió Llamazares, quien aseguró que se trata de "anteponer el reto electoral a otras cuestiones de carácter interno", que se resolverán en una asamblea federal que debe "revitalizar las bases fundacionales" de la coalición de izquierdas.

El coordinador general de IU volvió en su exposición de cierre a la idea que ya expuso por la mañana, que IU debe "relanzar" una agenda de izquierdas para el país "frente a un Gobierno que renuncia al cambio de izquierdas", en línea con lo que expuso ante el Consejo por la mañana. Llamazares dijo que el Ejecutivo socialista "ha desperdiciado la ocasión y se ha quedado en el continuismo". "Es especialmente grave la renuncia al cambio en la política económica y en la exterior", denunció hoy, y aseguró que en estos tres años se ha producido un "incremento exponencial" de los beneficios empresariales mientras "pierden posiciones" los salarios españoles respecto a la media europea.

"Política económica conservadora, neoliberal, continuista", agregó, para recalcar que este modelo económico "de Zapatero y Solbes" impide cumplir los objetivos de Kioto contra el cambio climático y desarrollar a fondo "las ambiciones sociales". Sobre esta segunda cuestión, Llamazares dijo que las nuevas leyes que equiparan los derechos de las personas homosexuales, de las mujeres o de los dependientes, citó, "tienen una limitación radical: la política económica conservadora, la obsesión por el superávit, que han dejado un margen de maniobra mínimo a las políticas de derechos civiles y sociales".

El "carácter insatisfactorio" de la labor del Gobierno, continuó Llamazares, se extiende a la política exterior. "El Gobierno se encuentra a medio camino entre la diplomacia de valores y la de los intereses, a medio camino entre la Alianza de Civilizaciones y la permanencia de tropas en Afganistán, entre las aspiraciones constituyentes de la UE y el minitratado para la UE que deja en el camino a la europa política y hace avanzar únicamente a la Europa económica y neoliberal".

EL PROBLEMA DE ASTURIAS

Lo ocurrido en Asturias, donde antiguos concejales de Oviedo de IU concurrieron a las elecciones pasadas con la Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda, centró varias de las intervenciones y parte del debate, con intervenciones a favor y en contra de la expulsión de estos militantes, o de que Francisco de Asís, dirigente del PC asturiano, miembro del Consejo Político, hoy no pudiera votar.

Jesús Iglesias, coordinador general de IU en Asturias, calificó de "auténtica sedición" lo ocurrido en el Principado y recordó que se trata de personas "que están en otro partido", lo que en su opinión justifica que hoy no se les dejase participar "con normalidad" en el Consejo Político. "Es absurdo", zanjó. Entre las intervenciones críticas con que los expulsados de Asturias no puedan votar hoy estuvo la de Alcaraz. "No se puede funcionar como tribunal de orden público", le dijo al Consejo.