El juez envía a prisión al único de los cinco miembros del 'comando Dixan' que permanecía en libertad

Actualizado 08/06/2007 20:52:39 CET

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de Lo Penal de la Audiencia Nacional ordenó hoy el ingreso en prisión de Souhil Kauka, uno de los cinco salafistas de nacionalidad argelina del denominado 'comando Dixan' condenados el pasado mes de febrero por los delitos de pertenencia a organización terrorista y falsificación de documento público con finalidad terrorista. Kauka, que ingresó en la prisión de Soto del Real (Madrid), era el único de los cinco miembros del comando que permanecía en libertad.

La resolución fue adoptada después de una vistilla del 505 de la Ley de Enjuiciamiento que se celebró en el alto tribunal, durante la que el fiscal del caso, Jesús Alonso, reclamó el ingreso en prisión de Kauka alegando que la inminente revisión por el Tribunal Supremo de la sentencia condenatoria podría provocar el riesgo de fuga.

El abogado de la defensa, Sebastiá Salellas, reclamó la libertad del acusado al considerar que en la actualidad se encuentra en situación de arraigo en España y no tiene intención de marcharse del país.

Souhil Kauka ofreció ayer una rueda de prensa en Girona en la que señaló que "siempre ha estado a disposición de la Justicia" y aseguró que su vida familiar y laboral se desarrolla con "normalidad". El acusado, que ofreció la comparecencia en compañía de su mujer y un hijo de seis meses, confió en que mantiene la esperanza de no entrar en prisión y volver a casa tras declarar ante el juez.

PERTENENCIA A ORGANIZACIÓN TERRORISTA

El pasado mes de febrero la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó a 13 años de cárcel y multa de 3.600 euros a Mohamed Amine Benaboura, alias "Zakarías" y "Bard Eddine Ferdji"; Ali Kaouka; Souhil Kaouka; Djamel Boudjelthia, alias "Larbi Ben Ahmed Allag"; y Mohamed Tahraoui. Todos fueron absueltos de los delitos de terrorismo y tenencia de explosivos de los que también les acusaba el fiscal.

Los cinco argelinos fueron detenidos en Cataluña en enero de 2003 por formar parte del denominado "comando Dixan", llamado así porque los primeros análisis de las sustancias incautadas las identificaron como detergente y luego el FBI aseguró que podían servir para fabricar "napalm casero".

La sentencia considera probado que Tahraoui, Boudjeltia y Benaboura pertenecían al grupo guerrillero Forkane, que luchó contra el GIA y que se encuentra integrado en el Grupo de Partidarios de la Corriente Salafista. Los tres huyeron de Argelia entre 1998 y 1999 y se refugiaron en España, donde se reagruparon en una célula a la que se unieron, entre otras personas no juzgadas, los Kauoka; Ali, técnico de electrónica; y Souhil, diplomado en informática.

La célula estaba en estrecho contacto con otros grupos radicales islamistas de Francia, Alemania e Inglaterra. El objetivo era difundir el ideario extremista islámico, la captación de seguidores entre la población musulmana en España y la creación de domicilios para utilizar como refugio de miembros y depósito de material electrónico, informático, bacteriológico o químico, preciso para perpetrar atentados. También facilitaban documentación falsa a las personas que lo necesitasen.