Un 'Latin King' agredido por 'Ñetas' declara durante el juicio que le pegaron "con palos, botellas y barras metálicas"

Actualizado 17/01/2007 19:36:46 CET

Dos vigilantes de metro vieron a 40 sudamericanos salir de la estación y, a los minutos, un chico en la calle sangrando en el suelo

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

José Fernando T.S., uno de los dos 'Latin Kings' agredido por cinco 'Ñetas' en septiembre de 2005 a la salida de la estación de metro de Sainz de Baranda, manifestó hoy, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid, que el grupo agresor le rodeó y le pegó "con palos, botellas y barras metálicas".

José Fernando, alias 'El Flaquito' y menor de edad, relató ante el tribunal que el día de los hechos se encontraba con Danny Paul M.A. de camino a casa cuando, en las escaleras del metro, vieron "a una manada de personas con pañuelos y gorras que venía en actitud amenazante". "Nos iban a dar una paliza, así que nos dimos media vuelta y salimos corriendo", dijo.

Así, señaló que a los pocos metros de la boca de metro, los 'Ñetas' comenzaron a pegarle "con palos, botellas y barras metálicas" hasta que Danny se metió en la pelea para defenderle. "Entonces, a mí me dejaron en paz y fueron a por él, y desde el suelo vi como le acuchillaban", subrayó José Fernando.

El escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que los procesados Raúl Sebastián C.L. (que había cumplido 18 años hacía tres días), Oscar Milton C.Y. (de 21 años), Rene G.T. (26), Mario Rodolfo R.C. (18), Luis Alejandro B.D. (19) y un sexto individuo que se encuentra en paradero desconocido, acudieron a las 21.45 horas del 14 de septiembre de 2005 con cuchillos, navajas y destornilladores a un parque de las inmediaciones de la salida del metro Sainz de Baranda, en donde suelen reunirse los 'Latin Kings', con el propósito de acabar con la vida de alguno de ellos.

Según el escrito del fiscal, el grupo agresor, formado por entre 30 y 40 personas, se encontró con los 'Latin Kings' Danny Paul M.A., de 22 años, y José Fernando T.S., de 15, a los que rodearon, golpearon y clavaron las armas que portaban. A pesar de todo, los agredidos consiguieron salir huyendo malheridos del lugar.

NUEVE NAVAJAZOS

Como consecuencia de estos hechos, Danny Paul sufrió nueve heridas de arma blanca en la cabeza, tórax, abdomen y rodilla, causando una de ellas una laceración hepática mortal de necesidad. La víctima tuvo que permanecer cuatro días en el hospital, y las heridas tardaron 40 días en curarse. La otra víctima, José Fernando, sufrió una herida en el pabellón ventricular derecho y un traumatismo cráneoencefálico que precisó sutura con grapas y tardó ocho días en curarse. Ambos tienen múltiples cicatrices por diversas partes del cuerpo.

La Policía Nacional que acudió hasta el sitio en el que se produjo el ataque pudo detener a Raúl Sebastián, Óscar Milton y Rene, ahora en prisión provisional por esta causa desde el 16 de septiembre del año pasado. Pesquisas policiales posteriores permitieron detener a Mario Rodolfo y a Luis Alejandro, ambos en la cárcel desde noviembre del 2005.

Todos los imputados, continúa el escrito del fiscal, forman parte del grupo urbano 'Ñetas', cuyo objetivo es formar un clan de dominio social y que está constituido de forma piramidal. "Además, la banda obliga a la realización de actividades violentas para ascender en la estructura y a la defensa a ultranza de la hegemonía de la banda sobre otros grupos urbanos", dice el escrito, y agrega que "sus miembros practican actos extremadamente violentos contra el considerado grupo enemigo, que son los 'Latin Kings'".

El fiscal considera los hechos narrados constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa, de un delito de lesiones y de otro de asociación ilícita, por lo que pide 16 años de cárcel para cada uno de los cinco imputados. El representante del Ministerio Público también solicita que los procesados indemnicen solidariamente a Danny Paul con 27.000 euros y a José Fernando con 4.900 euros por las lesiones y secuelas sufridas.

DECLARAN LOS VIGILANTES DEL METRO

Asimismo, los dos vigilantes de seguridad de la estación de metro declararon esta mañana en la Audiencia madrileña que el día de los hechos vieron a un grupo de "unos 40 sudamericanas -entre los que había miembros que se tapaban la cara con gorras, pasamontañas y bragas militares- que salían de la estación gritando y corriendo hacia la calle".

"A los pocos minutos oímos gritos en la escalera de salida, por lo que mi compañero y yo nos acercamos a ver lo que pasaba. A unos dos o tres metros de la boca de metro, ya en la calle, distinguimos a un grupo de jóvenes que, en actitud agresiva, rodeaba a un chico que estaba tendido en el suelo y sangraba abundantemente", agregó el primer vigilante.

También apuntó que este grupo de jóvenes, al ver salir del metro a los vigilantes, "salió corriendo". "No vimos el momento de la agresión, pero sí vimos que llevaban botellas en las manos, barras de hierro y cinturones con grandes hebillas de metal. El chico sangraba por la cabeza y por el costado y no podía ni hablar", relató el segundo vigilante.

Éste último había identificado en una rueda de reconocimiento a dos de los cinco imputados, pero hoy -después de observarles- dijo que no era capaz de reconocerles después del tiempo transcurrido.