Madina mantiene que en un sistema multipartidista para "pactar" hay que "traicionar"

Actualizado 17/07/2019 10:30:37 CET
El exdiputado socialista Eduardo Madina y el politólogo Pablo Simón
El exdiputado socialista Eduardo Madina y el politólogo Pablo Simón - SEAGRAM'S GIN

Reconoce que en política llevaba "fatal" tener que "decir una cosa que era la contraria a la que había dicho nueve meses antes"

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exdiputado socialista Eduardo Madina considera que en un sistema multipartidista como el español "sin traiciones no hay pactos", por lo que los partidos "tendrán que traicionar si quieren pactar" al menos, "parte de lo que son", y ha añadido que no hay funcionamiento saludable de un sistema representativo en el que se pueda operar "sin traiciones".

En un diálogo con el politólogo Pablo Simón dentro de la iniciativa '¿Quién decide?', de Seagram's Gin, recogido por Europa Press, Madina ha mantenido que dialogar "tiene muy buena fama y muy buena opinión pública" pero es cuando se firma el pacto cuando "llega la palabra 'traición'".

En esa línea, el que fuera secretario del Grupo Socialista en el Congreso ha incidido en que sin pacto y sin acuerdo, los grandes problemas y desafíos que España tiene por delante son "más difícilmente afrontables" y ha añadido que pactar lleva a hacer "micro renuncias" y, a posteriori, a explicarlas dentro del electorado" de cada uno.

A su juicio, "hace falta más calma de fondo" y "salir de este ciclo perverso electoral constante", en definitiva, "poder calmar durante dos o tres años el ecosistema político para tomar algunas decisiones". Así, ha previsto que "si se resuelve bien lo de la investidura, a lo mejor tenemos un poco de suerte de tener varios años sin elecciones".

Además, Madina se ha referido al "fracaso generacional" en el que, según sus palabras, viene incurriendo la política actual, en la que se incluye, "incapaz de exponer ante el electorado un pacto de renuncias múltiples que generen consenso entre una generación y los distintos polos cromáticos ideológicos de esa generación".

El expolítico vasco también ha lamentado que en política siempre se ha invertido demasiado tiempo en hablar de lo que se ha hecho anteriormente y "del de enfrente". "Esto últimamente ha funcionado: si usted quiere evitar a VOX, vóteme a mí; si usted quiere evitar a los indepes, vóteme a mí. Ha sido un motor extraordinario de voto en el último ciclo electoral", ha expuesto.

PARTE DE UN GUIÓN DE SERIE

Madina, que abandonó la política hace dos años, reconoce en su diálogo con Simón que en su última etapa tuvo la "sensación" de "estar formando parte de un guión de serie de Netflix o de HBO" que "no atendía al principio de contradicción".

Es decir, debía decir "una cosa que era la contraria a la que había dicho nueve meses antes". Así, ha admitido que llevaba "fatal" esas situaciones, que le dejaban "tocado" porque, además, eran "cambios de opinión sobrevenidos" con los que "no estaba de acuerdo por una posición editorial del partido o del grupo parlamentario".

Además, esto ahora ocurre en un periodo de tiempo mucho más breve, "en el ciclo de las 24 horas", ha afeado. "No hay principio de contradicción, puedo decir exactamente lo contrario de lo que dije ayer y no tengo miedo de cómo vaya a influir en las dinámicas de voto porque sé que la velocidad de los capítulos va a hacer que dentro de tres semanas nadie se acuerde de esta parte del guion", ha ahondado.

En esta iniciativa de diálogo, el exdiputado también ha señalado que las instituciones "restan frescura" y "meten un tiempo lento a partidos acelerados". "Hay que tener cuidado con los grandes titulares de querer cambiar la democracia porque te cambia a ti ella antes y a mayor velocidad", ha concluido Madina.