Actualizado 17/02/2021 13:19 CET

Manos Limpias denuncia a Irene Montero en Anticorrupción por el supuesto uso de una asesora de Igualdad como niñera

Manos Limpias denuncia a Irene Montero en Anticorrupción por el supuesto uso de una asesora de Igualdad como niñera
Manos Limpias denuncia a Irene Montero en Anticorrupción por el supuesto uso de una asesora de Igualdad como niñera - Marc Brugat - Europa Press

Apunta también al presunto uso de un despacho del Ministerio como sala de juegos para niños

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Manos Limpias ha presentado una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción contra la ministra de Igualdad, Irene Montero, por, presuntamente, haber utilizado a su asesora Teresa Arévalo como niñera para sus hijos, una cuestión que ya había sido puesta en conocimiento del juez que investiga el llamado caso 'Neurona'.

La denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, señala a Montero como autora de los delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación administrativa y a Arévalo, estrecha colaboradora de la líder 'morada' que ahora ejerce de asesora en Igualdad, como cooperadora necesaria.

La ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona ya había denunciado estos hechos en un escrito enviado al Juzgado de Instrucción Número 42 de Madrid, que investiga la presunta financiación ilegal de la formación política en 'Neurona', pero el juez Juan José Escalonilla aún no ha decidido si los incorpora a la causa.

Manos Limpias ha apuntado a dos hechos relevantes, en primer lugar, "el nombramiento de una asesora por parte de la ministra de Igualdad para funciones de niñera". A este respecto, ha precisado que Arévalo ostenta desde enero de 2019 un cargo que conlleva un sueldo de 51.946 euros y un nivel 30 en la administración pública, que exige una titulación superior.

Según el Colectivo de Funcionarios Públicos, "no ha quedado acreditado que la denunciada asesora ostente la referida titulación superior, por lo que su nombramiento supone fraude de ley y sería, además de punible, nulo de pleno derecho".

En segundo lugar, ha denunciado "la utilización de una dependencia del Ministerio, esto es, el despacho de la secretaria de la ministra, convertido en una sala de juegos para los hijos de la ministra".

A su juicio, "es evidente que con independencia de la desviación de poder --esto es, el uso de potestades administrativas para fines distintos de los previstos en el ordenamiento jurídico-- se ha producido un conjunto de ilícitos penales".

Además, ha solicitado que se interrogue a Montero y Arévalo y que se recaben el contrato de la asesora y su certificado de estudios superiores. También ha reclamado un vídeo publicado el pasado 13 de febrero en el portal de transparencia de Podemos del cumpleaños de la ministra.

EL UNIVERSO 'NEURONA'

En realidad, los hechos se conocieron el mes pasado, cuando Carmona entregó al juez de 'Neurona' un escrito en el que, además de la información requerida, enunciaba una serie de hechos novedosos respecto a la denuncia presentada en diciembre de 2019 por su compañero José Manuel Calvente, de la que partió el caso.

Entre estas novedades, Carmona afirmó que Montero había usado a Arévalo, entonces trabajadora de Podemos, como niñera de su hija durante la campaña electoral de 2019. Y acusó también al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, de cobrar costas procesales que se habían ganado en pleitos pagados por el partido.

De momento, el juez instructor no ha indagado sobre estos hechos, pero sí ha pedido a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que investigue la posible "correspondencia" entre los servicios contratados por Podemos con Neurona y con Yugen Media al entender que ambas empresas harían trabajos similares y, por tanto, podría haberse dado una duplicidad de servicios, una de las cosas apuntadas por Carmona en su escrito.

Las acusaciones populares sopesan pedir a Escalonilla que indague en lo denunciado por Carmona, si bien por ahora el titular del Juzgado 42 se centra en dilucidar si Neurona hizo el trabajo de consultoría política para el que Podemos la contrató por 363.000 euros para la campaña de las elecciones generales del 28 de abril de 2019 o si, como sospecha, fue un contrato simulado para desviar dinero de las cuentas 'moradas'.

Contador