Maragall asegura que el Estatut "no arregla" los problemas de infraestructuras en Cataluña

Actualizado 24/08/2007 20:03:53 CET

PRADA DE CONFLENT (FRANCIA), 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall aseguró hoy en la Universitat Catalana d'Estiu de Prada de Conflent (Francia) que el Estatut "no arregla" los problemas de infraestructuras que está sufriendo últimamente Catalunya, uno de los grandes retos que se deben afrontar junto con "el cultural".

"El Estatut no arregla esto, puede dar competencias y dinero y efectivamente las dio", señaló Maragall. Asimismo, el ex presidente dijo que no debe esperarse a que "el Estado sea quien apruebe los presupuestos" para la construcción de las comunicaciones y dio otras alternativas posibles, como acudir a Europa o al sector privado en el caso, por ejemplo, de los peajes.

Maragall criticó la construcción radial de las comunicaciones diciendo que España "se piensa desde Madrid", aunque advirtió que "el socialismo lo ha arreglado en parte".

Respecto al Partido Democrático Europeo, Maragall se mostró optimista con la construcción de Europa, que se convertiría "en la nueva patria", y remarcó que "los partidos son instrumentos, lo importante son los países, la gente, la cultura y el bienestar".

Además, destacó el trabajo de la derecha europea en la creación de un espacio común afirmando: "Pienso que la derecha europea está teniendo iniciativas importantes a nivel de Constitución, de desencallar eso que estaba parado, y las izquierdas también tendrán que hacer un esfuerzo".

En cuanto a la independencia de Catalunya, que desde la Universitat Catalana d'Estiu han defendido militantes de ERC como Joan Carretero o Xavier Vendrell, Maragall opinó que en Europa ya no es lo mismo que hace 50 años, pues ya hay "bandera, ejército y moneda europea, todos los símbolos de la identidad".

En este sentido, consideró que si Europa "consigue hacer de su diversidad un sistema de comunicación potente entonces nadie la parará".

Para Maragall, Europa será "más eficiente que las otras grandes naciones" gracias a su diversidad. "Si lo hacemos bien Europa podrá resolver problemas del mundo, pero todo empieza sumando desde abajo", añadió.

LA EUROREGIÓN.

Durante su ponencia sobre el futuro de la Euroregión en Prada, Maragall enumeró algunos puntos necesarios para la proyección de este proyecto. Empezó pidiendo la mejora de las infraestructuras, con un tren de alta velocidad que pase por Perpignan, Nimes, Toulouse y Narbona y transporte las mercancías a los puertos de Barcelona y Tarragona.

El ex presidente también apostó por las grandes empresas de la zona, y citó a Airbus, "garantía de la potencia económica de esta Euroregión", a la vez que animó a movilizar recursos privados, onetarios y culturales y a dirigirse a las cajas y a los centros culturales, como el Museu d'Art Contemporani de Barcelona, el Museu Nacional d'Art de Catalunya y el Centro Pau Casals.

Maragall también apeló a la figura de Jaume I el Conquistador, quien sería "el rey de la Euroregión", y recordó que nació en Montpellier, conquistó Barcelona y que en el Ayuntamiento de Valencia permanece una imagen suya. Asimismo, convirtió a Pau Casals en "patrón" de la zona por "sus gestos importantes", como su discurso en las Naciones Unidas, gracias al cual "por primera vez se supo ante millones de personas que Catalunya existía".

Respecto a los contactos con el dirigente de CDC Francesc Homs, el ex presidente explicó que su despacho está muy cerca del de Homs y confirmó que estuvieron hablando. En este sentido aseguró que "hablan un lenguaje común", pero advirtió que "no es cuestión de que cambiemos de pensamiento".