Actualizado 15/11/2007 20:08 CET

María Emilia Casas dice que el Constitucional saldrá "fortalecido pese a intentos de desestabilización intolerables"

PAMPLONA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, afirmó hoy en Pamplona que el máximo órgano judicial pasa por "momentos de dificultades o turbulencias", pero afirmó que, "pese a intentos de desestabilización intolerables, saldrá fortalecido por la única vía que es posible, a través del ejercicio de la jurisdicción constitucional".

María Emilia Casas indicó que la situación del TC le "preocupa especialmente" y explicó que "se oyen voces tanto desde la política como desde algunos medios de comunicación poco respetuosas hacia el Tribunal Constitucional".

La presidenta del máximo órgano judicial afirmó que algunas declaraciones que han salido de esos foros han sido "irresponsables" y exigió "respeto para el Tribunal, que ejerce su tarea y la seguirá ejerciendo de manera impecable".

"No son todos los medios ni todos los responsables políticos, pero frente a ello, creo imprescindible que entre todos evitemos que el tribunal sea objeto de cuestionamientos que provocan inevitablemente una pérdida de sentido institucional", advirtió.

La presidenta del TC se pronunció así durante una conferencia que ofreció este mediodía durante unas jornadas celebradas en el Parlamento de Navarra para conmemorar el XXV del Amejoramiento del Fuero.

María Emilia Casas reconoció que el Tribunal está "en un momento delicado", pero apuntó que actualmente "está ejerciendo su jurisdicción cumpliendo con la Constitución y resolverá este momento por el que pasa, del que estoy segura saldrá fortalecido".

No obstante, la presidenta del TC advirtió de que si persiste "el cuestionamiento" del máximo órgano judicial, "esta situación terminará arrebatándonos las coordenadas definitorias de cada institución, del papel que a cada institución le corresponde para arrojarnos en una confusión preocupante con riesgo de desconocimiento del papel que cada institución tiene en la Constitución".

Así, consideró esencial "estimular una cultura constitucional en la que todos debamos respeto y confianza a la Constitución, a las instituciones por ella creadas, y desde luego, a su intérprete supremo".

María Emilia Casas recalcó que "ningún tribunal, tampoco el Constitucional, pueden pretender quedar al resguardo de la crítica cuando sea procedente, tanto de la opinión pública, como de la opinión política, como de la comunidad de los juristas, pero con la misma claridad he de recordar que el Tribunal Constitucional necesita en todo momento de la cooperación y del respeto de los demás poderes públicos y de los ciudadanos".

En este sentido, indicó que "en una sociedad democrática y plural, el debate político y el papel de los medios son esenciales, incluso un baremo en el que se puede medir nuestra salud democrática, pero ese debate no debe ni puede cruzar la línea del cuestionamiento institucional, del permanente y sistemático cuestionamiento, pues sin el respeto a la instituciones, no es posible el correcto funcionamiento de los órganos constitucionales, que a su vez son los garantes de la democracia".

No obstante, se mostró segura de que si se critica desde la razón y el respeto, "el tribunal superará el periodo de dificultades y cuestionamientos al que está sometido actualmente, y lo hará de la única manera posible, a través de su funcionamiento, a través del ejercicio de sus funciones".

Respecto a la ley orgánica de reforma del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas indicó que hubiera deseado que esta reforma contará con el apoyo de "una mayoría abrumadora del Parlamento, como ha sucedido en anteriores ocasiones", y recordó que finalmente la norma no contó con el apoyo del Partido Popular.