Actualizado 23/03/2007 20:40 CET

María Emilia Casas "niega radicalmente" que el TC esté "politizado" y alerta del "mal servicio" de transmitir esa idea

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Tribunal Constitucional (TC), María Emilia Casas, "negó radicalmente" que la institución que dirige esté "politizada" y advirtió del "mal servicio a los ciudadanos, al país y al sistema democrático" que representa "transmitir esa idea equivocada".

En declaraciones a los medios de comunicación antes de ofrecer la lección de clausura en el Curso Superior de Relaciones Laborales en la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Casas lamentó el "intento de politización de la Justicia" que, en su opinión, ha propiciado, en el caso del TC, "una idea que no es correcta".

La presidenta recordó que el Alto Tribunal es una institución jurisdicional que resuelve controversias políticas", pero aclaró que "eso no significa que esté politizada". "Niego radicalmente esa afirmación y mal servicio se hace a los ciudadanos, al país y al sistema democrático si se transmite esa idea que es equivocada", reiteró.

Así, mantuvo que el Constitucional, "como el Poder Judicial, aplica la Constitución a partir de la imparcialidad y de la independencia absoluta de sus miembros". Por ello, insistió en censurar la "opinión equivocada de quienes transmiten que no es correcto".

Según ella, "hay que valorar a las instituciones a partir de lo que éstas hacen". "Y el Constitucional cumple la tarea que la Constitución le ha encomendado a partir de la independencia y de la imparcialidad de sus miembros y de sus decisiones, como no podía ser de otra manera", aseveró.